EN LAS ARENAS DE ARRAKIS

lunes, 6 de febrero de 2017

STANISLAW LEM: LA VIDA DE UN GENIO DE LA CIENCIA FICCIÓN

STANISLAW LEM
LA VIDA DE UN GENIO DE LA CIENCIA FICCIÓN




            Stanislaw Lem  es reconocido como uno de los grandes cultores de la Ciencia Ficción  con  libros que lo consagraron para estar en este bien ganado sitial, obras como: “Edén”, “Solaris”, “Retorno de las estrellas”, “Memorias encontradas en una bañera” y “El invencible” son solo una parte de su rica beta literaria que traspasó las fronteras de su Polonia natal para transformarse en obras de carácter universales. Su genialidad fue reconocida por otros genios que se inspiraron en sus libros para realizar sus propias creaciones, como es el caso de Andréi Tarkovski, el cual en 1972 filmó “Solaris”, inspirada en el libro de título homónimo de Stanislaw. Está es quizás  una de las joyas del cine, fue aclamada por la profundidad del argumento y la sinfónica estética minimalista en las escenas, lo que le otorga una profundidad espiritual sin precedente en un largometraje de estas características.

Andréi Tarkovski

            La vida de Stanislaw está estrechamente unida a la tragedia de su patria, a diferencia de otros escritores que imaginan el horror, Stanislaw lo palpó, ya que su vida está sumergida por la lucha constante por poder expresar sus ideas en un ambiente de opresión, barbaridad y sometimiento, recordemos que su juventud estuvo marcada por la trágica invasión de Polonia, lo que los historiadores denominan la doble “invasión”, primero en 1939 por los ejércitos de la Alemania Nacional – Socialista y la Unión Soviética, quienes muy amistosamente después del tratado Ribbentrop – Mólotov conocido como “Pacto de No Agresión”, pactaron una carta blanca para dividirse zonas de dominio en Europa Oriental, de esta forma la joven segunda república polaca, sufrió una devastadora guerra en dos frentes casi simultáneamente.

Caricatura que muestra la amistad de los tiranos Hitler y Stalin

Una vez sometido el país, ambas potencias victoriosas se dieron a la tarea de organizar gobiernos de ocupación, en el caso de Alemania entronizó al intelectual y genocida Hans Frank como gobernador militar, el cual puso en acción dos planes simultáneamente establecidos por Hitler en su locura de crear el “espacio vital para Alemania”, el primero era el  “Generalplan Ost” que consistía en el desplazamiento y exterminio metódico de la población polaca, este plan se llevaría a cabo a través de la esclavización de la población, el hambre y la supresión de la vida intelectual, recordemos que todos los profesores universitarios, escritores, pintores, entre otros fueron detenidos y asesinados, sus obras quemadas públicamente. El segundo plan fue dirigido en contra de los judíos de Polonia, que por aquella época formaban una de las comunidades más grandes numéricamente de Europa, se iniciaba así lo que se conoce universalmente como la “Solución Final” con la construcción de los primeros Guetos, que pronto darán paso a los campos de Concentración. El sector dominado por los soviético no fue mejor, la población fue sometida a un régimen militar, en el cual, se estimuló las diferencias sociales como elemento de lucha de clases y se suprimió el “ser nacional”, además de llevar a cabo exterminios sobre  la elite política, social y militar, ejemplo de esto fue el asesinato de  los oficiales del ejército polaco que eran prisioneros de guerra, los que fueron masacrados brutalmente por orden directa de Stalin en los bosques de Katyn,
En 1941 Alemania pone en práctica su plan “Barbaroja”, para invadir la Unión Soviética, lo que pone fin al gobierno de ocupación soviético de Polonia  por los siguientes cuatro años. De esta manera los polacos  quedan a merced del gobierno autónomo del Reich y su política genocida hacía ellos. Finalmente en 1945 los ejércitos Soviéticos avanzan sobre Polonia “liberándola”, pero es esta la segunda invasión que reconocen los historiadores polacos, debido a que los soviéticos lejos de acatar los pactos contraídos con las otras potencias aliadas de dar libertad para que cada zona o país conquistados por los alemanes se diera un gobierno propio y autónomo, se dedicaron a organizar partidos comunistas locales e imponerlos por la fuerza de las circunstancias y las armas, creando un verdadero circulo de hierro en el occidente de la URSS, es así como en Polonia se entronizó un gobierno comunista al estilo “stalinista”, con un sistema de represión brutal dirigido por las diferentes policías secretas y unas fuerzas armadas a fines al nuevo orden.        
            En este panorama oscuro es donde se desarrolla la juventud de Stanislaw recordemos que éste nació en la ciudad de Lvov (actual Ucrania) el 12 de septiembre de 1921, hijo de Samuel Lem y Sabina Woller, su padre de profesión otorrino, había ejercido varios años como médico en el  ejército imperial  austrohúngaro, cuando el imperio fue disuelto por los tratados de Saint-Germain y Trianon, que dio como resultado la aparición de diversos estados, entre ello, el nuevo estado de Polonia. Su padre aprovechando esto, se asienta en la ciudad de Lvov y ejerce como médico.  Stanislaw tuvo  una infancia sin ningún tipo de sobre saltos, hijo único, su padre poseía una cuantiosa fortuna que les permitía vivir holgadamente, por esta razón sus primeros años  estuvieron construidos sobre una perfecta trilogía que consistía en juegos, estudios y travesuras muy bien aceptadas por sus padres como hijo único que era, una anécdota recogida en su autobiografía dice: A mis cuatro años aprendí a escribir, pero no tenía nada de importancia que comunicar por tal medio. La primera carta que escribí a mi padre desde Skole, a donde había ido con mi madre, era un pormenorizado relato de cómo yo había defecado en una letrina campestre que tenía una tabla con un hueco en el medio. Lo que olvidé mencionar en tal reporte era que además yo había tirado en el hoyo las llaves de nuestro anfitrión, quien también era un médico...". (El Castillo Alto)

Stanislaw de niño

Desde pequeño y como se puede apreciar en la anécdota antes expuesta tuvo una gran precocidad por los estudios y grandes deseos por conocer el mundo, Sus padres estimulaban estos deseos insaciables del niño, fomentando en él los conocimientos científicos y las buenas lecturas, a estos deseo por explorar y saber debemos agregar que el pequeño Stanislaw demostró tener una gran imaginación, tanto así que durante sus juegos creaba sus propios países a los cuales les asignaba pasaportes y  billetes que el mismo diseñaba.
            Después de egresar del bachillerato y siguiendo los pasos de su padre, entra a estudiar medicina al Instituto Médico de Lvov en 1939, no sin dificultades, debido a que Lvov estaba en la zona de dominio Soviético y su padre como hombre adinerado y médico era considerado en el lenguaje dialectico del gobierno de ocupación como “burgués”, y por tanto Stanislaw había nacido en la clase equivocada para poder estudiar, su padre debió mover algunas influencias entre amigos comunistas con lo cual  logró que su hijo fuera aceptado en la escuela de medicina. Pero duro poco su estadía en la carrera, porque en 1941 se rompió el tratado de NO – Agresión entre Alemania y la URSS, Hitler lanzaba un contundente y mortífero ataque que le permitió ocupar la zona de Polonia gobernada por la Unión Soviética muy rápidamente. Es en este momento que la familia  Lem corre uno de los más grandes peligros, aparte de ser polacos, lo que ya era malo para las autoridades nacional – socialistas, eran además descendientes de judíos, aun que ellos no practicaban la religión, sino que eran católicos, pero esto último no importaba mucho a las autoridades germanas que ya habían iniciado el plan de la “Solución Final”.

Gueto de Lvov

       En el principio de la ocupación alemana, los Lem trataron de pasar desapercibidos. Stanislaw debió abandona los estudios porque la escuela cerro, como debía demostrar que tenía un trabajo para “el esfuerzo de guerra alemán”, presentó documentación falsa que lo acreditaba como “ayudante de soldador y mecánico”, y entró a laborar en uno de los talleres de la Luftwaffe. Durante este período participa activamente de la resistencia, boicoteando las reparaciones que realizaba y sacando pequeñas cosas a las tropas de ocupación y  entregándolas a las fuerzas organizadas de la resistencia polaca, además de  entregarles municiones; en una entrevista dada hace algunos años y al recordar irónicamente su paso en la lucha armada en contra del invasor nacional – socialista nos dice: “…como soldador era tan malo que no me costaba mucho sabotear las cosas…”. El apellido Lem no pasó desapercibido mucho tiempo y la familia se debió trasladar por mandato de las autoridades de ocupación al gueto de Lvov, donde les esperaba las calamidades más espantosas como hacinamiento, hambre, enfermedades y malos tratos, su padre ejerció de médico como pudo y con lo que tuvo, en un momento de “milagro” y gracias a unos documentos falsos pudieron escapar justo a tiempo del infierno del gueto, cuando gran parte de su población era trasladada al campo de concentración de Belzec, pero está bendición  no fue para todos los amigos y familiares, la gran mayoría de ellos fueron asesinados y cremados en los hornos del campo de exterminio, con emoción recuerda este período de su vida Lem en su autobiografía "El Castillo Alto".

Conferencia de Yalta

            Derrotados los germanos, Polonia fue “liberada” por las fuerzas soviética en 1945, pero pronto los polacos comenzaron a sentir la traición por parte de sus aliados (Inglaterra, Estados Unidos y la URSS), quienes en la conferencia de Yalta, sancionaban la legitimidad de un gobierno provisional de coalición procomunista  en Polonia, desconociendo de esta manera la legitimidad del gobierno en el “exilió” con base en Londres,  “mientras el conflicto concluía”, pero los meses fueron pasando y el “referéndum” para crear un gobierno de unidad nacional se fue alejando y en su lugar el  Partido Obrero Unificado de Polonia (comunista) se fue entronizando cada vez más en el poder de la mano de Bolesław Bierut, después de dos años se declaró  la República Popular de Polonia a través de un referéndum totalmente manipulado, ya que los comunista no contaban con el apoyo de la población la que se habían volcado hacia los veteranos de “Armia Krajowa” (el ejército de resistencia tanto dentro como fuera de Polonia) y del Consejo de Unidad Nacional. Una vez logrado el poder los comunistas iniciaron su típica persecución, colocando fuera de la ley a los partidos opositores e implementando juicios “circos” en contra de sus detractores, además de un estado policiaco brutal. De esa manera Polonia entro en el eje de la URSS durante los años de la guerra Fría.
Este nuevo período de la historia polaca Stanislaw la vivió en plenitud, la familia no regresó  a la ciudad de Lvov, ya que las exigencias territoriales que había realizado Stalin se habían aceptado por completo por el gobierno títere polaco, las regiones de Curzon y Kresy pasaron a ser parte de la república de Ucrania o sea de la Unión Soviética. Por tanto, la familia se repatrió en 1946 y se acento en la ciudad de Cracovia, una de las primeras cosas que realizó Stanislaw, fue reanudar la carrera de medicina en la Universidad Jaguelónica. Durante sus estudios tuvo fuertes choques con las ideas del biólogo Trofim Lysenko que eran parte del nuevo dogma del estado, a este respecto nos dice el propio Stanislaw “…era socialista por aquella época, pero no creía en las ideas impuestas”. Un segundo problema que surgió durante sus estudios fue el decreto del gobierno que imponía el deber a todos los graduados de medicina de ejercer activamente en el nuevo ejército popular polaco, lo que Stanislaw no aceptó por todos los medios que pudo, primero cambio su especialidad a psiquiatría, para luego no presentarse a los exámenes finales de la carrera, por tanto técnicamente nunca termino sus estudios.

Universidad Jaguelónica

Su familia había quedado arruinada con la guerra, por lo que Stanislaw debió realizar una serie de trabajos menores para poder solventar sus gastos, entre ellos escribir pequeños artículos para una serie de revistas literarias, con esto comenzó a ser ganado paulatinamente por el mundo de las letras. Esta introducción en  la literatura dio como fruto la novela realista “El hospital de la transfiguración”, esta novela está enmarcada durante los años de la ocupación Alemana en donde unos médicos intentan por todos los medios salvar a sus pacientes deficientes mentales de un seguro exterminio. La novela no paso la censura impuesta por el gobierno, las autoridades comunistas consideraron que el relato no se ajustaba a las formas “correctas de escribir y pensar”, esto además provocó automáticamente que Stalislaw  fuera expulsado de la “Unión de Escritores”, lo que se tradujo en un golpe fuerte a sus finanzas, ya que legalmente no podía escribir en ninguna revista o diario. Está fue  la única novela escrita en estilo realista las siguientes novelas serían de Ciencia Ficción cuando se le consulto porque no continuo por la senda del realismo y se pasó a la fantástica, al respecto nos dice: “No sé, simplemente el camino de mi vida lo decidió así, yo no lo había planeado. Por lo visto, ésas eran las inclinaciones que tenía, así eran mis capacidades. No quería dedicarme a la literatura política, porque escribía en los peores tiempos del estalinismo, pero tampoco lo había pensado para escaparme de la realidad al cosmos. Salió así...”. Era un verdadero absurdo para un hombre como Stanislaw tener que seguir ciertas normas rígidas de temas específicos y reglas de escritura o ser censurado, por tanto opto por un  estilo que le diera la libertad de expresar sus ideas y que casi lo dejará fuera del alcance de la censura estatal, de esta forma exploró la literatura de Ciencia Ficción como una verdadera alternativa temática literaria para poder dar rienda suelta a ese universo personal.
Es importante comprender que entre 1920 – 1960, el género de Ciencia Ficción, junto a la literatura Fantástica y de Terror  era vistas en general como un tipo de literatura básica, una simple forma de entretención, que había nacido como una narrativa de evasión a principio de los años veinte. Aunque en la actualidad no se piense lo mismo de su origen y profundidad, recordemos que según Isaac Asimov la primera obra literaria de Ciencia Ficción sería la escrita por el físico germano Johannes Kepler “Somnium”, para posteriormente venir una seguidilla de grandes  escritores como Tomás Moro,  Edgar Allan Poe, Mary Shelley, entre otros. Pero lo cierto es que en este período la literatura de Ciencia Ficción era vista como algo demasiada superficial, un subgenero que en ningún caso se acercaba remotamente a lo que se consideraba “literatura seria”, por esta razón las autoridades comunistas de Polonia no vieron en los escritos sucesivos de Stalislaw ningún tipo de problema político o ideológico con el régimen (aunque hubo ciertas excepciones como veremos), ya que sus escritos era percibidos como una entretenida pero mediocre narración, sin ningún tipo de peligro, lo que estos sensores no se percataron cual era la verdadera profundidad de los temas abordados por éste.   
Johannes Kepler


     En 1946 escribió su primer relato de Ciencia Ficción que lo titulo “El hombre de Marte”, en una revista juvenil llamada “Nowy Świat Przygód", fue publicada por capítulos obteniendo un gran éxito debido a que mostró en esté relato un juego entre lo estético y la profundidad de la visión existencial del hombre. Entre 1946 y 1948 no paro de escribir, participando activamente de la revista “Tygodnik Powszechny” con pequeños ensayos, poemas y cuentos.
En 1951 termina su segunda obra de ciencia ficción titulada “Los Astronautas”, es de carácter utópico en donde toca el tema de la cibernética como principio científico existencial, las autoridades prohíben la publicación por considerarla un panfleto “pro – capitalista burgués”, deberán pasar algunos años antes que el texto pueda publicarse íntegramente (después de la muerte de Stalin y la primavera comunista en Polonia). En 1953 contrae matrimonio con la que sería el amor de su vida Bárbara Leśniak que por entonces es estudiante de medicina y una fiel seguidora de sus textos.
Instalado permanentemente en la ciudad de Cracovia comenzará a publicar una seguidilla de libros  de aproximación, donde explora diferentes ideas científicas, como los problemas de comunicación, la robótica, la inteligencia artificial, los problemas sociales acarreados por los avances tecnológicos o implementa teorías científicas a sus relatos.  Por esta razón podemos decir que sus obras son ante todo exploratorias, de una crítica social y un planteamiento filosófico existencial profundo y fundamental. Stanislaw no quiere ser simple en sus argumentos desea ante todo que el lector reflexione sobre los temas que trata y logre expandir sus experiencias intelectuales. Así lo comprende sus lectores que devorar sus libros, rápidamente sus escritos cruzan la cortina de Hierro y comienzan a ser traducidos primero al inglés, luego al alemán, francés y español, para continuar hasta llegar a treinta idiomas distintos.

Este período que va de 1948 a 1990 aproximadamente es tremendamente fructífero en relatos. En 1964 escribe “Fábula de robots” en un estilo satírico-humorístico, obra que tiene gran aceptación entre un público habido por conocer sobre las ciencia, al año siguiente publica “Ciberíada”, notable obra maestra que está construida en una serie de fábulas alegóricas en las que trabaja las más complejas posibilidades tecnológicas en un futuro lejano (o tal vez muy cercano), las historias están construidas en esquemas tradicionales del cuento fantástico o la leyenda medieval lo que le otorga un atractivo mayor al relato. En 1968 se publica  “La voz de su amo”. En 1971 sale a la luz las novelas “Vacío perfecto”, “Relatos del piloto Pirx”, “Congreso de futurología” y “Memorias encontradas en una bañera”. En estas cuatro novelas escarba la capacidad de la comunicación del hombre, las relaciones de poder y los avances tecnológicos, por ejemplo en Congreso de futurología el cosmonauta Tichy” asiste a una reunión en un futuro sobre futurología, en este congreso existe una rígida estructura piramidal de poder, Stanislaw en una entrevista explica que en este relato realizó una crítica al sistema político y económico liberal, ya que en esta estructura social todo parece igualitario como en el congreso al que asiste Tichy, pero en realidad hay una terrible sujeción del hombre a esquemas de poder sostenido a través de medios de comunicación persuasivos o hipnóticos. En 1973 sale a la luz la novela  “Un valor imaginario”, en este último escrito explora en profundidad el mundo de las  ideas, exponiendo el pensamiento como un laberinto silencioso que el hombre debe recorrer para encontrar la salida de este lugar a través de la exploración intelectual. La novela  ésta escrita a través de prólogos de libros nunca escritos o reseñas libres de escritores como Volteare y Borges, con relación a este último escritor Stanislaw tiene una cercanía intelectual mágica, nos dice al respecto: “Hay otros escritores, Borges por ejemplo, que traman laberintos y dejan entrever una grieta, una solución. Sin embargo, sus libros parecen laberintos perfectos, impenetrables, sin salida. Laberintos no humanos. Parafraseando a Borges: no hechos por hombres ni destinados a que los descifren los hombres”. Además de lo antes mencionado en este libro Stanislaw satiriza el comunismo de la mano de los intelectuales antes mencionados.


Un año antes de la aparición de “Un valor imaginario”, el destacado cineasta soviético Andréi Tarkovski filma “Solaris”, Stanislaw opino de la película que si bien era profunda y que tocaba un tema trascendental del hombre como era la soledad y la búsqueda de la trascendencia, no estaba de acuerdo con la realización porque no tenía nada que ver con su novela, ya que está poseía el argumento de la imposibilidad de la “comunicación”, más bien la complejidad de está, al respecto nos dice: “Sí, por eso siempre me han decepcionado las producciones cinematográficas, la última de Soderbergh o la de Tarkovski. En ninguna salieron esas visiones mías. Cada director es como un caballo que quiere llevar el carro en su dirección. Y al final siempre salía un malentendido. Ya no me hace ilusión que hagan adaptaciones cinematográficas de mis obras (…) La versión americana me ha parecido muy mala. Yo no quería que hicieran la película, pero me convencieron de que debía dejar que probaran una vez más. Me decían que ese joven director americano lo iba a hacer mejor. ”
El año 1973 será de importantes reconocimientos para Stanislaw,  primero es nombrado profesor titular de literatura polaca en la prestigiosa universidad Jaguelónica de Cracovia, en donde se destaca por ser un brillante docente, como es un hombre exigente, sus clases las prepara en formas muy detalladas  y eruditas, sin por esto quitar la magia a la buena  escritura. Sus libros lo acercan cada vez más al mundo de los escritores norteamericanos tanto así que  la SFWA (Asociación de Escritores Norteamericanos de Ciencia Ficción y Fantasía) le otorga el grado de miembro honorario de su organización por sus valiosos aportes a esta rama de la literatura. Con algunos escritores norteamericanos Stanislaw ya tenía excelentes comunicaciones, muy especialmente con Philip K. Dick al cual consideraba un verdadero aporte a la ciencia ficción como queda muy bien expuesto en su artículo “Un visionario entre charlatanes”. A este respeto es interesante el mal entendido que ocurrió entre ellos y que hizo que se rompiera parcialmente la amistad que tenían, Stanislaw invitó Philip a Polonia para realizar algunos eventos literarios, pero como el escritor norteamericano pasaba por una terapia en contra de sus visiones  psicótica, o sea estaba drogado hasta los huesos, mal entendió la invitación y pensó que Lem era en realidad una organización policiaca secreta y que sería llevado a Polonia con la intensión de ser raptado, y por tanto, reaccionó violentamente en contra de Stanislaw,  si bien el mal entendido fue subsanado tiempo después, la amistad no volvió a ser la misma.
Philip K. Dick


Entre 1973 y 1976 estuvo escribiendo sus nuevas novelas, una serie de artículos para diferentes revistas de Polonia, la URSS, Alemania Democrática y Federal, Inglaterra y Estados Unidos, además de  realizar sus clases universitarias. Con relación a sus artículos estos eran variados tocaba tópicos tecnológicos, viajes espaciales, conceptos de comunicación y sus visiones acerca de la literatura. Fue en este último grupo de ensayos (literatura) con los cuales comenzó a tener graves problemas con los escritores norteamericanos de ciencia ficción, ya que Stanislaw declaraba que la gran mayoría de los escritos de aproximación y fantasía publicados en Estados Unidos eran de un nivel muy bajo intelectual, que solo buscaban la “mera entretención” y por tanto su fin en la práctica era la venta como un producto más dentro de un gran mercado de diversión, en realidad eran “basuras muy entretenidas” disfrazadas con rimbombantes frases, para que el lector muy bien adoctrinado pensará, si es que lo hacía, que estaba leyendo una gran novela, esto llevó a la SFWA a expulsarlo de la asociación, cuestión que Stanislaw muy poco le importó, ya que nunca había aceptado el titulo honorifico en la práctica “Dijo hace años en una entrevista que “…el mercado literario ha matado la literatura -Sí, Harry Potter es como opio para las masas. Hoy en día, gran literatura hay muy poca.”
En 1976 sale publicada dos importantes novelas, la primera “La investigación”, una obra que tiene como eje principal un puzle policial en donde se mezcla el misterio y los crímenes, de ambiente profundamente kafkiano, y la segunda  es “La fiebre del heno”, en la que juega con teorías físicas como la del caos, el relato ésta circunscrito en una serie de asesinatos sin un hilo conductor y aparentemente al azar, pero en realidad están unidos entre sí por un complejo rompecabezas, en donde se  funden elementos de la novela negra con la ciencia ficción.
Los méritos literarios de Stanislaw eran muchos, por tanto fue propuesto por algunos compatriotas escritores para el Premio Nacional de Literatura, el cual lo obtuvo a pesar de cierta resistencia de las autoridades. En 1977, su fama se había extendido lo suficiente para que muy a regaña dientes las autoridades comunistas de Polonia lo reconocieran como un hombre importante y ejemplo nacional y le dieran el primer reconocimiento político que fue nombrarlo: “Ciudadano Honorario de Cracovia”. En 1979 obtiene el Gran premio de la literatura policíaca, distinción por sus dos novelas “La investigación” y “La fiebre del heno”.


Los cambios políticos en Polonia comienzan a notarse gradualmente a fines de la década de los 70’, el gobierno comunista realiza importantes cambios hacia la libertad de expresión, bajo la presión del gran movimiento sindical de “Solidaridad” dirigido por el casi mítico dirigente Lech Wałęsa, estos cambios no son del agrado de algunos grupos reaccionarios del partido comunista lo que termina con un “Golpe de Estado” dirigido por el jefe de las fuerzas armadas general Wojciech Witold Jaruzelski, el cual impuso un régimen del terror para someter la voluntad popular que deseaba cambios políticos, es así que en 1981 introduce la Ley Marcial, durante la cual se prohíben las expresiones públicas y privadas, la censura se vuelve nuevamente brutal, como los antiguos tiempos de Stalin. La ley marcial tuvo un saldo de 250 asesinatos políticos y alrededor de 10.000 detenidos y torturados, además de un número indeterminado de desaparecidos y miles de exiliados. El general Jaruzelski gobernó con puño de hierro hasta 1989, año en que se firma los acuerdos con “Solidaridad” como único camino viable político ante una guerra civil. El 31 de marzo de 2006, el general Jaruzelski fue acusado y condenado por genocidio a 8 años de prisión, pero no cumplió condena por razones de humanitarias.
Wojciech Witold Jaruzelski


Bajo este nuevo panorama oscuro de Polonia es que Stanislaw decide auto exiliarse, no podía soportan un nuevo régimen “stalinista”, como el que había vivido antes y se fue a Alemania Federal primero y luego  Austria. Muy bien recibido en el país germano continuó con sus escritos publicando una de las obras mejor logradas sobre el Holocausto, titulada  “Provocación”  en 1984. Para 1986 Stanislaw comienza a percatarse de los  vientos de cambio en la Europa del Este y decide terminar con la narrativa de ciencia ficción y dedicarse a los ensayos políticos y tecnológicos por completo, su última novela será “Fiasco”, es según la crítica su obra más reflexiva y crítica, el mismo Stanislaw dice al respecto “Durante el estado de sitio en Polonia fui con mi familia a Viena. Allí todavía seguía escribiendo, pero cuando volvimos a Polonia, a la Polonia independiente -eso fue hacia el año 89 ó 90- la literatura fantástica simplemente me dejó de interesar, ya que la realidad misma me pareció bastante interesante. Ya no era tan estéril, tan vacía, tan falsa y tan totalitaria como antes. Todavía sigo escribiendo, artículos para varias revistas, ahora lo hago más bien como observador, comparto mis reflexiones respecto al mundo contemporáneo comparándolo también con los tiempos de la guerra en Polonia”. En este mismo año sé le otorga el “Premio Austriaco de Literatura Europea” por sus grandes aporte a la literatura europea y mundial.


Lech Wałęsa
La caída de la dictadura comunista de Jaruzelski hizo posible que Stanislaw volviera a Polonia, la que lo recibió como un verdadero héroe, se volvió a avecindar en Cracovia en donde se hizo fundador y miembro de la  “Sociedad Polaca de Astronáutica”. Como había prometido comenzó a escribir sobre temas científicos y problemas políticos contingentes, entre los temas que trata hay una fuerte crítica a las políticas neoliberales de Lech Wałęsa, la primera guerra del Golfo y la intervención imperialista norteamericana en el orden mundial a través de las comunicaciones y la tecnología. A pesar de no escribir narrativa en 1991 es galardonado por el gobierno checo con el “Premio Franz Kafka”, por su trayectoria como escritor. Retirado en su casa de Cracovia junto a su esposa y sus dos perros recibe la noticia que ha sido galardonado con la condecoración “Orden del Águila Blanca” otorgada por el Estado Polaco a los más destacados hombres por sus méritos, esta orden fue instaurada 01 de noviembre de 1705 por el rey Augusto II de Polonia.  Sus últimos años los pasa tranquilamente en Cracovia dando entrevistas y realizando exposiciones científicas, pero rechazando las diversas invitaciones de diferentes países e instituciones para que realice charlas sobre fantasía y ciencia ficción. Fallece el 27 de marzo de 2006 a los ochenta y cuatro años de edad, tras una larga enfermedad coronaria.




Stanislaw es un escritor que siempre se vio a sí mismo como un crítico, un visionario y un explorador. Si bien siempre negó ser escritor de ciencia ficción por el bajo nivel intelectual de la gran mayoría de sus cultores, utilizó este subgénero literario para lograr esa exploración que tanto necesitaba y deseaba que era encontrar sentido a la existencia, encontrarse con el SER, su muerte dejo un gran vació que no ha podido ser llenado justamente por lo que Stanislaw tanto dijo: “La ciencia ficción está plagada de mediocridad literaria producto de un mercado devastador y devastanté”.



            

22 comentarios:

  1. Sería un gran tema y una labor titánica, una serie sobre escritores y poder político o quizás una serie sobre grandes dictadores y su relación con la literatura. Llena de extraños episodios.

    Stalin da mucho material al respecto, pues su censura fue en cierto sentido caótica y sujeta totalmente a su humor del momento.

    ResponderEliminar
  2. Hola Rodrigo

    Creó que una idea tal sería demasiado titánica, recuerda al cineasta ruso Aleksandr Sokúrov quien realizo tres excelentes peliculas sobre momentos de tres poderosos hombres de la historia reciente del siglo XX, me refiero a Taurus, Moloch y Sol Naciente, y fue un trabajo complejo. Con relación a las ideas de Syalin y como muy bien lo explica Alexander Solyeniten era un hombre que jugaba con la censura para que de esa manera las personas en un estado de locura realizaran sus propias autocensuras mucho más brutales y finas .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película sobre Hirohito se llama EL SOL.

      Quizá, el punto está en buscar la relación del dictador con un escritor puntual: BULGAKOV/STALIN, MANN/HITLER, NERUDA/CASTRO, etc.

      Eliminar
  3. La relación con algún dictador, pero Thomas Mann no era partidario de Hitles, recuerda que se fue a vivir a Suiza antes de la segunda guerra mundial y luego emigro a Estados Unidos en donde creó el circulo anti - fascista, la relación de Neruda con Castro fue de dulce y de agras, al principio Neruda no lo apoyo consideraba que la revolución cubana no tenía la bendición de la Unión Soviética, luego realizo un apoyo decisivo. creo que en este caso seria mejor un Serrano con Hitler o el psicólogo JUNG en su primera etapa, con Fidel Gabriel Garcia Marques que fue su hincha hasta su muerte y le escribió una serie de ensayos defendiendo la revolución.

    ResponderEliminar
  4. No estoy hablando de buenas relaciones. Estudia el caso Bulgakov/Stalin y entenderás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya comprendí a lo que te referías, leí la carata de Bulgakov a Stalin es realmente reveladora

      Eliminar
  5. Es macabro lo que voy a decir, pero creo que a veces la represión y la censura favorecen la creación, en este caso literaria, porque el escritor se ve en la necesidad de usar la inteligencia para sortear censuras, que en general son muy simples. Además de lo contrario, que tanta libertad de expresión estimula la producción de bodrios que sólo necesitan ser populares.

    ResponderEliminar
  6. Creó Gabriel que puede ser un elemento a considerar la represión para construir mundo a través de la lucha por la libertad, pero también me imaginó que los sistemas represivos deben crear sus propios bodrios, la diferencia que en estos el interés radica en mantener a las dictaduras

    ResponderEliminar
  7. Mi estimado, he leido con mucho interes tu reseña sobre Stanislaw Lem... No es mucho lo que te puedo agregar sobre él, ya que lo he leído muy poco, solo agregar que tradujo la novela "Ubik" de P. K. Dick al polaco. La relación de eso dos gigantes de la CF es todo un tema. Hay que leer más a este escritor, y tu texto estimula a ello. Lo que he visto, gracias a mi amigo Teobaldo y también Mauricio, es cine de CF de Europa oriental, sobre todo clásicos como la rusa Planet Bur, o la checa Ikarie, que vi cuando niño en el ... canal 13!! y que para mí está casi a la altura de 2001 de Kubrick.
    Ahora bien, leyendo tu texto me dejaste la impresion que la invasión y el horror de la Segunda guerra mundial fue producto de un acuerdo de "caballeros" entre la barbarie nazi y la Urss de Stalin... yo no veo las cosas tan así: solo un dato, en 1941 los ocupantes nazis abren el siniestro campo de Majdanek, campo de prisioneros de guerra y presos políticos polacos y SOVIETICOS...Luego Majdanek, la "Puerta al infierno" se transforma en Campo de concentración y centro de exterminio judío...fue liberado por el Ejercito rojo soviético en 1944... ese mismo año se transforma en museo, medida pionera adoptada por el Comite polaco de Liberación.
    Bueno, a leer más a Lem, y te recomiendo mucho el par de peliculas que te señalé.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y agrego Gracias, por estimular la lectura y difundir la obra de un autor tan destacado.

      Eliminar
  8. Miguel creó que Stalislaw Lem es un autor de un nivel intelectual impresionante, me demore bastante en escribir este pequeño artículo sobre él producto que tuve que investigar bastante, de verdad, porque cosas de su persona no hay casi en español, pero en ingles hasta existe una pagina oficial dirigida por el centro cultural de Polonia, lo demás se basa en entrevistas dadas por el autor a diferentes medios de comunicación casi todo por desgracia esta en ingles y su autobiografía el Castillo Alto que llega hasta más o menos los años 60' aun cuando existen algunos datos extras en algunas ediciones.Sus libros están descontinuados en algunas librerias como la Antártica, aun que existen todavía, leer a Stanislaw es un verdadero placer al intelecto, lee Solaris. Las peliculas que mencionas solo he visto una de ellas Planeta Bur gracias a un querido amigo que me la presto no imagine que el canal 13 las tuviera.
    Con relación a los hechos de la invasión de Polonia, fue una ironía el acuerdo de caballeros, en realidad eran don bestías listas para destruir y conquistar el mundo, s muy interesante el libro "Historia sentimental de Polonia" que se basa en los archivos de la KGB para reconstruir ese periodo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese mismo libro aparece una de las intrigas mejor encubiertas de la segunda guerra mundial me refiero al "accidente aereo de Władysław Eugeniusz Sikorski, el líder de la resistencia polaca en el exilio más capaz y quien había encarado directamente a Stalin por los asesinatos de Katyn y que era el gran oponente a las políticas turbias de Inglaterra y Estados Unidos. Por mucho tiempo se tuvo serias dudas del accidente pero en 1990 con la desclasificación de los Archivos de la KGB se supo que el servicio de inteligencia británico por orden de las autoridades superiores inglesas mando a asesinar a Sikorski justo un poco antes de Yalta, también los Boris Yelsin le entrego la orden firmada por Stalin de asesinar a los oficiales en Katyn, de hecho el libro es una fuerte critica a las políticas de los aliados de Polonia, Estados Unidos e Inglaterra, más que l Unión Soviética que los polacos la veían como enemiga y no aliada.

      Eliminar
    2. La masacre de Katyn fue otro de los cobardes crímenes del estalinismo, mi amigo.

      Eliminar
  9. Mi acercamiento a este autor fue a muy temprana edad, pues tuve el gusto de que entre tercero y cuarto medio mi profesor de filosofía me prestó "Congreso de Futurología" Y "Memorias escritas en una bañera", las que disfruté mucho. Luego durante mis primeros años en la universidad pude comprar "Ciberiada", pero la verdad este libro me aburrió lo suficiente como para no terminármelo. Muchos años después me conseguí "La Fiebre del Heno", sin embargo aún lo tengo pendiente. Lo que me encantaría tener y gozar sería "Solaris", considerada su obra maestra y que está en la lista de "Las 100 Mejores Novelas de Ciencia Ficción", del famoso ensayo de David Pringle del que te hablé.
    En cuanto a tu texto mismo, me doy cuenta cada vez de la orientación historicista de los temas que te interesan, pero la verdad creo que deberías quitar tanto dato que pones y aventurarte más a dar tu propia opinión argumentada acerca de uno que otro punto en concreto; por ejemplo, cómo la ciencia ficción permitió a Lem abordar críticamente su sociedad y escapando de ese modo a la censura (una característica que comparte mucho con los autores rusos del género, quienes hacían ciencia ficción para denunciar el régimen soviético). También te habría salido muy bien un análisis de "calidad estética" versus "mera entretención", algo que sé te interesa mucho y compartes con este autor que tanto admiras (idea que en mi caso no comulgo con gente como Lem, como bien sabes). Creo que una orientación más de este tipo, más aventurándote al verdadero análisis, enriquecería futuros textos tuyos.
    Por otro lado, procura ser más exhaustivo con tus escritos, amigo mío, que aparte de los problemas con la puntuación, no puedes caer en errores como "Azimov", "Morro" y "Edgan", por solo mencionar algunos. No tomes a mal estas opiniones de alguien que te aprecia demasiado y también le ha tocado recibir tus geniales aportes a su humilde blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Elwin creó que de tus criticas solo considerare algunas, ya que este texto es un ensayo de la vida de Stanislaw Lem y lo dice el titulo, por tanto en ningún caso se relaciona con un análisis de su obra, estoy preparando dos ensayos sobre este punto uno de Duna y el otro de es una sorpresa. Con relación a la puntuación o escribir ciertos nombres bien es correcta la critica. Con relación al libro de David Pringle estuve investigando sobre él, es un especialista en literatura dirigió dos revistas sobre este tema pero nada sale sobre sus títulos académicos por tanto ignoro sus capacidades sobre esta materia, lo que me sorprendió fue que en una entrevista dada a una revista inglesa dice que la clasificación fue más bien muy caprichosa ya que se baso en los siguientes argumentos: LOS LIBROS QUE A ÉL LE GUSTAN, LOS LIBROS QUE ALGUNOS AMIGOS LE GUSTAN y LOS LIBROS MÁS VENDIDOS EN EL ÁREA te citó "Favoritos de otras personas, las novelas que han sido notablemente populares o influyentes, o que parecen ser especialmente buenos representantes de su tipo. Una pequeña minoría, tal vez hasta diez, son libros para los que tengo poco o ningún entusiasmo personal: han sido incluidos por el bien del equilibrio y la variedad.", por tanto como referente de ciencia ficción no lo es, más bien puede ser tomada como una simple guía práctica para personas que no son neófitas en la ciencia ficción, además leyendo algunas paginas del libro su análisis tanto estético como crítico es más bien pobre, superficial y más se dedica a contar los libros incluso el final de estos (cosa que es un error), los escritores Soviéticos a los que te refieres como Arcadij y Boris Strugackij) realizaron algunas criticas, pero otros fueron seguidores del modelo comunista y defensores de este (y por ello su calidad no fue inferior) recomendación leer los Escritores de Ciencia Ficción Rusa de editorial bruguera, excelente análisis de los autores y por su puesto no cuentan el final de las obras. Gracias por la idea de contrastar literatura seria y mera entretención creo que sería un interesante ensayo, gracias por las criticas aun cuando nunca te referiste al texto en si, solo algunas apreciaciones personales.

      Eliminar
    2. David Pringle quise decir que no es un especialista en literatura, corrección.

      Eliminar
    3. Mi estimado, sin haber leído aun "Las 100 mejores novelas de Ciencia Ficción", de Pringle, ese es un trabajo muy destacado y reconocido internacionalmente, y debe ser una buena vía para acercarse a la literatura de CF, o incluso para estudiarla.

      Eliminar
    4. Claro que si cuenta los finales de los libros... pufff

      Eliminar
    5. Sobre el libro de Pringle:
      https://www.ciencia-ficcion.com/opinion/op00659.htm

      Eliminar
  10. Esta buena la lista de los libros reseñados.

    ResponderEliminar
  11. Miguel como le respondo a nuestro común amigo, el libro de Pringle es más bien una lista de libros con una reseña que por desgracia cuenta los finales (leo y veras), no realiza no profundiza en los temas solo los expone, por tanto no se por que razón Elwin dice que es casi un <> de la literatura de aproximación, más aun que él mismo dijo en una entrevista al London que era más bien caprichosa su lista y que se debía tomar como un manual para personas que no manejan mucho del tema y desean introducirse a estos, de hecho desde ese punto de vista encuentro loable su trabajo más aun que trabajo por años en revistas que tenían como finalidad exponer la ciencia ficción.

    ResponderEliminar