EN LAS ARENAS DE ARRAKIS

jueves, 24 de noviembre de 2016

DESENMASCARANDO A JORGE BARADIT 2



DESENMASCARANDO A  JORGE BARADIT 2
10 BUENAS RAZONES PARA NO LEER
HISTORIA SECRETA II



             Continuando nuestra saga de denuncia al Seudo - Historiador Jorge Baradit, entregaremos la segunda entrega de porqué no se debe leer Historia Secreta de Chile II

Jorge en su postura Seudo intelectual

El Estado Chileno Persiguió Brujos en Chiloé.

            Nuevamente Jorge en su obsesión de exponer temas morbosos y faranduleros, nos expone una “historia secreta de Chile”, un “estado de brujos” en  el archipiélago de Chiloé (que Baradit en su desconocimiento geográfico habla del lugar como si fuera una isla). Esta historia en verdad no es de su autoría y menos de su invención sino que de Sergio Fritz “La Recta Provincia, una cofradía de brujos en el sur de Chile”, pero que el autor no denomina Estado, sino que una especie de hermandad que tenía su propia pirámide de gobierno, pero que a diferencia de Baradit no cae en el juego de las exageraciones baratas sino que le da su justo lugar en la estructura social “una cofradía” que por momento parecía una mafia en su actuar. Pero Jorge que tiene delirios imaginativos ve un poder en esta cofradía que es capaz de amenazar al estado mismo “Fue la creación casi desde la nada de un gobierno mágico que desafió al Estado chileno…” (p 47), afirmación que no se sustenta en ninguna fuente, claro está, como nos tiene acostumbrados el autor, además le recuerdo a Baradit que el autor de este texto, vale decir Sergio Fritz es conocido en el medio de escritores por ser seguidor de teorías mágicas, ocultistas y gnósticas, por tanto, no históricas propiamente tal.


El Archipiélago de Chile

        El capítulo continúa desarrollándose en una constante copia de las ideas de Sergio, exponiendo las mismas fuentes, hechos, incluso los mismos ejemplos dados en el ensayo de este últimos, en otras palabras un mero resumen, que Baradit adorna de vez en cuando con sus desvaríos de cuentista. Cuando se hace preguntas como: “¿Era posible que la intendencia de Ancud, representante del gobierno de Aníbal Pinto, estuviese enfrentando a una cofradía de fantasmas?” (p 48), que responde “En resumen, Chiloé existió un auténtico Estado monárquico ocultista que operaba en las sombras” (p 49), Baradit piensa que esta estructura mágica pudo poner en peligro el control del Estado de Chile sobre el archipiélago, en la mente de nuestro diseñador, Chile se está enfrentando a las grandes mafias del crimen organizado, una especie de cartel como México o Colombia, pero no fue así, lo sucedido en el archipiélago de Chiloé es casi un episodio anecdótico que tiene más bien una relación con el ethos cultural – social del lugar.



Sergio Fritz Roa. Escritor que gusta de la magia
, lo oculto y agnosticismo   

Por supuesto que Jorge no pierde instante para decir falacias como que en “Chiloé fue el último reducto de la Corona en Chile. Recién en 1826 los españoles fueron expulsados por los patriotas (p 51), pero el hecho es diferente, en primer lugar, los denominados “patriotas” se habían convertido en el estado – república de Chile, reconocido internacionalmente, por lo que no se puede hablar de “patriotas”, en segundo lugar, es importante mencionar que el archipiélago de Chiloé no pertenecía administrativamente a la gobernación de Chile, sino que a la del Virreinato del Perú, por tanto Chile se resistió a invadir Chiloé en un principio, luego de ser derrotados los españoles y realistas en Perú, Chile envió dos expediciones y venció a los realistas y firmó un tratado “Tantauco” con los vencidos, en donde queda establecido el traspaso de estos territorios al estado de Chile.
Como si tuviera una manía obsesiva, Jorge expone lo racional que era el estado de Chile en contra de la visión de la Iglesia Católica y la monarquía, pero como él no maneja los cambios de pensamiento en Occidente confunde racionalismo con positivismo, cuando dice: “…, moderna, alejada de las supersticiones de la monarquía, teniendo como emblema el racionalismo de los nuevos tiempos” (p 51). El racionalismo es una visión del pensamiento de Occidente que se desarrolla en el siglo XVIII y, por lo tanto, influencia el pensamiento de la corona española gobernada por la casa de los Borbones y a la propia Iglesia Católica, mientras que el positivismo es un sistema de pensamiento que se desarrolla en la segunda mitad del siglo XIX y tiene un asidero científico.

Como Baradit no puede perder el momento del sensacionalismo desliza ideas sin sentido como “…pero la tradición en Quicaví habla de fusilamiento masivos y otras formas de represión contra la brujería” (p 57), sabiendo que se trata de una tradición sin ningún asidero más que las ideas de un pueblo que posee una maravillosa imaginación y una gran tradición, pero él quiere resaltar el morbo para que le guste  más al lector.
Para terminar el capítulo Baradit nos da un buen consejo ridículo de programa farandulero, contrario a todo el “racionalismo” que parece predicar como sacerdote de la tolerancia y los nuevos tiempos “Hágalo, es un lugar maravilloso, pero quizás necesite de un dinero extra. Este autor recibió la información de que hoy un seguro contra la acción de brujos de La Mayoría cuesta alrededor de quinientos mil pesos” (p 58), que consejo más apropiado viniendo de un charlatán.     .





4.- ¿Hubo un movimiento Nacional Socialista en Chile?


Miguel Serrano y la celebración de 5 de Septiembre

Pero antes de analizar más en concreto este episodio “secreto” de nuestra historia, se debe informar al señor Baradit que todos los 5 de septiembre se reúnen en el Cementerio General los grupos nacional socialistas chilenos que realizan sendos discursos y tocan algunas marchas militares y gaitas, luego extienden sus brazos y realizan el ritualista saludo imperial romano, aún más, el escritor y líder del nacional – socialismo Miguel Serrano hasta su muerte participó de estos ritos conmemorativos que atraen a la prensa chilena e internacional como algo salido de un museo o de un documental de la Segunda Guerra Mundial, por tanto, qué tiene de secreto el hecho, no sé, probablemente Jorge no lo sabía, pero como si la cobertura periodística fuera poca,  en diversos programas de televisión abierta, en reportajes de revistas y diarios, en artículos de revistas universitarias y en memorias de licenciatura se ha estudiado el caso, inclusive en los planes y programas de Historia y C. Sociales se menciona la matanza del Seguro Obrero y la consecuente derrota de Ross Santa María, eso indica que el único que no sabía del tema era Jorge.



            Ahora que sabemos que el tema no es “secreto”, analicemos el capítulo, que se inicia con una pregunta capciosa: ¿Hubo un movimiento Nacional Socialista en Chile?, la pregunta a punta directamente a si en nuestro país existió  o no un movimiento que podría denominarse Nacional – Socialista, por tanto cualquier “hijo de vecino” esperaría una respuesta teórico – histórica que demostrara o desechara la existencia de tal movimiento político. Pero a medida que el lector  se interna en el citado capítulo, la respuesta a la pregunta inicial se esfuma, para convertirse en un relato de crónica policial, sobre los hechos acaecidos el 5 de septiembre de 1938, pero más sangriento y sensacionalista con detalles pervertidos de la masacre que como es costumbre en el autor no cita fuente para demostrar tales aseveraciones, más parecen las divagaciones de una mente extraviada que gusta decir “Frente a ellos, de cadáveres apilados en las posiciones más grotescas. Rostros desfigurados, miembros que colgaban, caras aplastadas; las paredes cubiertas de agujeros de balas, salpicadas de sangre y masa encefálica, vísceras colgando entre brazos y piernas crispadas” (p 73), con relación a esta imagen infernal, Baradit en su escueta bibliografía (dice haber leído tres libros y observar una entrevista al último sobreviviente de esta matanza), para ser imparciales hemos visto y leído los textos citados y podemos decir que estos no exponen el tema tan gráficamente,  más bien son libros que hablan de los sucesos y sus repercusiones políticas, teorizando sobre ciertos hechos y personajes, mientras que el entrevistado hace muchas relaciones a su vivencia, por lo que la descripción de la escena dantesca corre por cuenta del autor, sin apoyo de fuentes. Pero, además se puede apreciar que no toma las teorías de estos libros como lo que son: “teorías”, si no que las hace verídicas de un plumazo, como cuando dice: “El intento de golpe de Estado de Ibañez, su enemigo de siempre, había terminado. El final había sido demoledor, cruel y definitivo” (p 81), pero la investigación posterior al fallido intento de golpe demostró que Ibáñez no tenía conocimientos del hecho, que el plan había sido urdido por los mandos del MNS (Revista Dimensión Histórica Nº 1, 1984 p 42.UMCE), al igual que se especula que fue Arturo Alessandri quien estuvo detrás de la orden de exterminio, pero no se han encontrado pruebas contundentes del hecho, como alegremente se afirma tajantemente en Historia Secreta de Chile.

            Luego del sangriento relato que incluye la cantidad de sangre que tiene una persona en el cuerpo “Un cuerpo humano tiene cinco litros de sangre en el cuerpo, y esa tarde bajaba por los peldaños la de una treintena, como envases rotos de máquinas quebradas” (p 78), que más parece un relato del  siniestro doctor Mortis que un trabajo de historia, al parecer nuestro diseñador desea impactarnos con el rio de sangre, aunque no tenga importancia para construir una hipótesis o tesis histórica. Pero como si fuera poca la ficción Jorge dice que el grupo de jóvenes MNS que habían sido traídos de la Universidad de Chile fueron ultimados después que los del Seguro Obrero, pero hasta donde se sabe del hecho en sí, los dos grupos fueron reunidos y luego se les disparó, incluyendo algunos trabajadores del mismo seguro, parece que a juicio del autor la ficción era más entretenida si se asesinaba por separado a las personas.

            La masacre provocó la renuncia de Ibáñez porque fue detenido y procesado, y no como un acto de grandeza como parece Baradit dejar expuesto, eso provocó que las fuerzas del MNS y otros grupos políticos que apoyaban a Ibáñez se inclinaran por Pedro Aguirre Cerda, que Baradit dice: “Pedro Aguirre Cerda, quien finalmente ganó la elección por apenas cuatro mil votos, inaugurando uno de los períodos presidenciales más brillantes de nuestra historia” (p 82), claro está que esta afirmación no es sostenida por ningún argumento de nada, solo parece que Pedro Aguirre Cerda es del gusto de nuestro diseñador y por eso es el más brillante, esto es,  un juicio de valor, o sea, una falacia más.
            Para terminar su relato y como es su costumbre Baradit expone una serie de ideas “morales de la Nueva Era” tomadas al azar como  “¿Para qué sirve saber historia? Habría servido para conocer y rechazar a Humberto Arriagada…” (p 82), pero la verdad es que sus especulaciones moralistas livianas quedan en rasgaduras de vestimenta, finalizando así el capítulo con una frase de Alfredo Jocely – Holt “Siempre el olvido, siempre el peso de la noche” (p 82), me imagino que esta parte dentro de la crónica policial es el punto humano, ese que hace que los lectores nos identifiquemos con la víctima, pero Baradit parece olvidar que él está haciendo un texto de historia, en el cual nos inclinamos no por las víctimas, sino por los hechos.

            Y como si fuera poco, NO responde nunca la pregunta si en Chile hubo o no un movimiento nacional – socialista, ya que en las páginas 63 y 64 solo hace un grosero resumen muy a la rápida del MNS dando características, pero en ningún momento profundizando en sus ideas políticas, como, por ejemplo, que odiaban la corrupción, usaban los signos y uniformes del partido nacional – socialista alemán, estaban en contra del sistema capitalista y se parecían a los comunistas, pero eran nacionalistas furiosos, que deseaban un gobierno personalista como Alemania, Italia, España y Argentina ( una aclaración en 1938 en España se vivía una guerra civil, por tanto Francisco Franco solo gobernaba una parte, y su gobierno es personalista – militarista y no fascista. En Argentina gobernaba Perón pero a través de un régimen democrático, con un congreso, aun cuando era un “caudillo populista”, ya que nunca fue fascista, pero Baradit como siempre mezcla peras y manzanas por su poco conocimiento de los temas). Por lo tanto, si el lector espera una respuesta a la pregunta hipotética, esta nunca llegará, se le sugiere leer Dimensión Histórica de Chile Nº 1, 1984  “Las Ideas Nacional – Socialistas en Chile 1932 – 1938”, Erwin Robertson Rodriguez o “Historia del Fascismo” de Payne, libro y artículo que Baradit desconoce y que muy bien documentados ambos explican que es en realidad el MNS y no lo que burdamente y groceramente dice Baradit dibujando grandes trazos sin ton ni son.


Erwin Robertson Rodriguez


Payne

16 comentarios:

  1. Dándole de nuevo como bombo a Baradit, jajaja. Bien por ti, mi estimado amigo.
    El tema de la Brujería en Chiloé es algo que me apasiona desde que conocí la isla. Te cuento que no he leído el libro de Sergio, pero me interesa mucho. Oreste Plath habla bastante de este tema en su bello libro "GEOGRAFÍA DEL MITO Y LA LEYENDA CHILENOS". Y agrego que el gran escritor norteamericano Alan Moore habla de la Brujería de Chiloé o el Comité Central como le llama, en sus hermosos comics "American Gothic", de la saga de La Cosa del Pantano. Te lo recomiendo mucho. Yo he escrito algunos cuentos sobre una secta de Los Brujos, pero los situé más al sur, en los fiordos. Me atrevo a recomendarte esos relatos de mi autoría (no te molesta que me haga un poco de autopropagada aquí? jeje).
    Y con respecto a lo del nacionalsocialismo en Chile, por supuesto que sería mil veces más provechoso leer al profesor Erwin Robertson o el monumental libro de Payne para informarse sobre el tema, dejando de lado sin ningún remordimiento los refritos baraditianos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es un tema muy espectacular la brujería en Chiloé, no conozco los autores que mencionas, pero tratare de leerlos. El ensayo de Fritz es bien entretenido, pero peca mucho de esoterismo, este es el mismo que escribió en la Ciudad de los Cesares "Lovecraft, Poe y Serrano un viaje a la antártica". Es muy interesante leer tus cuentos, pero para leerlos debes enviármelos. Estoy leyendo tus micro cuentos, voy a seleccionar algunos para trabajarlos el próximo año en las lecturas diarias del colegio. Que estés muy bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vas a seleccionar algunos de los microcuentos (de Espejos, supongo)"para trabajarlos el próximo año en las lecturas diarias del colegio"?... Guau!! no sabes como me alegraría algo así.
      Con respecto a mis cuentos que te señalo, sobre los Brujos, te los voy a mandar por e-mail a la brevedad.
      Abrazos.

      Eliminar
    2. Te voy a explicar un poco mejor, en el colegio como debe ser la realidad de todo Chile los alumnos (as) no leen mucho o casi nada, así que decidimos colocar una lectura diaria, que sea pequeña (micro cuentos es lo más apropiado), clase a clase, este mes de Diciembre, Lenguaje, Historia y Filosofía inician la selección a de mas de poner un plan piloto, yo junto con el departamento debemos elegir según el plan y programa los micro cuentos, en el caso de tu libro, junto tu amiga existen dos o tres que se ajustan a esta necesidad, también están textos de Eduardo Galeano, Alexander Solyenitsyn, entre otros. Además es nuestro deseo dar tiraje a escritores jóvenes chilenos para entusiasmar a los alumnos con la lectura y la creación. Espero esos cuentos, por cierto nunca me has dicho que te pareció el cuento que te envie

      Eliminar
    3. Desgraciadamente es una realidad muy extendida que los niños y jóvenes cada vez leen menos... una pena.
      Con respecto a tu cuento, me explico y disculpo. Lo que pasa es que me lo mandaste junto con tus críticas a Baladí, y prioricé por comentarte eso y además luego publicaste esas críticas, y tu cuento lo deje de lado... sorry.
      A la brevedad te mando mis comentarios.

      Eliminar
  3. Ya es hora de cambiar el personaje, busca un tema más edificante.

    ResponderEliminar
  4. Por otro lado te equivocas cuando dices que es un libro de historia, es solo un divertimento.

    ResponderEliminar
  5. Te voy a explicar, un amigo me dijo que publicara mis apreciaciones por parte, mientras que otro me dijo completa, como soy nuevo en estas materias de un Blog estoy probando las dos alternativas, pero a mi tampoco me gusta publicar sobre en ser que susurra en las tinieblas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que susurra en las tinieblas es interesante, viene de un mundo insondable; Baradit, no.

      Eliminar
  6. No es malo insistir en dejar en evidencia al chanta o mentiroso. Sobre todo cuando tiene aire intelectualoide.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Gabriel es cierto que se debe insistir para desenmascarar a un "Chanta", por ello prometo una entrega más y nada más, para que las personas no crean que tengo cierta obsesión con el susodicho

      Eliminar
  7. Interesante artículo.

    Solo quisiera comentar que en el caso de Fritz, el hecho de que esté interesado en el ocultismo no le imposibilita de guiarse por lineamientos históricos. Tambien añadir que la palabra correcta es gnosticismo, el agnosticismo es la desconfianza de la posibilidad del saber iniciático.

    Y por último, las practicas iniciáticas, ya sean ocultistas, gnosticas, o una intersección de ambas, están lejos de ser tradiciones sin asidero, ni achacables a ciertos parajes (Chiloé). Gozan de sus propios mecanismos, e incluso en su práctica están sorprendentemente cerca del metodo cientifico. Esto, claro, para quienes tengan la capacidad de practicarlas.

    Interesante artículo, repito.

    ResponderEliminar
  8. Estoy plenamente de acuerdo con usted, hice la corrección adecuada al termino gnosticismo, a pesar que corregí varias veces el texto aun tenía ciertas faltas. Con relación al texto de Sergio, este lo considero de muy buena calidad histórico - cultural, ya que penetra en el ethos social y religioso de Chileó. En el texto no hago ninguna mención a que el trabajo de Sergio no tenga un asidero histórico, pero para despejar dudas yo creo que si lo tiene, se nota que la investigación tiene un carácter científico y metodológico histórico, creo que con esa aclaración queda disipadas todas las dudas. Con relación a las creencias de las personas, esa es tierra privada como se dice en El Leviatán y por tanto respetables.

    Muchas gracias por sus comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una última aclaración mi crítica nunca fue al original y bien realizado trabajo de Sergio, sino a la copia realizada de este por Jorge Baradit

      Eliminar