EN LAS ARENAS DE ARRAKIS

miércoles, 21 de diciembre de 2016

INMEMORIA DE UN HISTORIADOR PADRE WALTER HANISH ESPINDOLA S.J.


INMEMORIA DE UN HISTORIADOR
R.P. PADRE WALTER HANISH ESPINDOLA S.J.




1916- 2001


                  Un día en biblioteca jesuita de Santiago, antes que se convirtiera en parte de la universidad Alberto Hurtado, pude conocer al padre Walter Hanish Espindola, quien ya era un anciano que caminaba lentamente, saludando el piso con cada una de las pisadas que hacía; un hombre que me recordaba aquel poema chino muy del gusto de Hermán Hesse, que dice: “…no toques aquí, vive un hombre viejo que conoce a los hombres…”, cuando lo vi, él estaba en plena retirada de la vida,  ya no hacía clases en la Pontificia Universidad Católica de Chile, tampoco escribía sus artículos para las revistas de historia de ninguna universidad, y no redactaba ensayos sobre historiadores amigos, solo se dedicaba a contemplar el conocimiento, creo que buscaba encontrar las dinámicas de la historia a la que todos los historiadores desean llegar. Unos años antes, había ganado el premio Nacional de Historia en 1996, entregado por el ministro de Educación, que resultaba ser su “ex – alumno”, eso demostraba su rango de “buen profesor” que alguna vez fue,  como sucede en todo premio de reconocimiento, llegó tarde, quizás en el caso del padre Walter  era ya demasiado tarde,  pero llegó, hay otros que mueren esperando aquel reconocimiento muy bien merecido, como aquel personaje protagónico del libro de Gabriel García Márquez “El Coronel No Tiene Quien Le Escriba”, otros, en cambio,  solo lo reciben por diferentes méritos que están muy alejados de la historia.


            En el momento de mi encuentro con él, solo tenía referencias muy, pero muy circunstanciales de su persona, y era bastante claro el porqué de este hecho, el profesor Walter Hanish no pertenecía al escalafón de los famosos historiadores chilenos de moda, esto no se originaba por falta de méritos, les sobraban, sino que la personalidad de este singular sacerdote era cultivar la humildad genuina y no hacer aspa vientos de sus ideas, conocimientos y de sus influencias políticas. Pero debo decir que a medida que mis estudios en las ciencias de la historia fueron profundizándose, sobre todo cuando comencé a investigar para mi proyecto de memoria de licenciatura, su nombre se me hizo cada vez más familiar con este hombre – sacerdote, y no era para menos,  había escrito más de ochocientos artículos, muchos de ellos relacionados con la importancia de los jesuitas en la Colonia, tema que era motivo de mi investigación, pero también había otros elementos en su persona que lo hacían tremendamente atractivo intelectualmente, su relación con una época de brillantes historiadores de la talla de un Jaime Eyzaguirre, entre otros. Además de ser uno de los fundadores del Instituto de Historia de la UC. 
              Con los años he podido conocer más de su obra, una obra profunda, reflexiva y culta sobre diferentes temas de interés histórico como lo son: la Iglesia Católica en Chile e Hispanoamérica, el pensamiento filosófico, político y social durante los albores de la nación chilena, entre otros que sería largo enumerar. Sus últimos trabajos apuntaron al pensamiento histórico, a esa árida y complicada  tierra donde solo historiadores y pensadores de gran fuerza han entrado a batallar, él como un buen historiador quería dilucidar las mecánicas de la historia. Su muerte fue una gran pérdida para los estudios históricos en Chile, pero había acabado su tiempo realizando el mandato que Dios le había asignado y por ello podía decir: “Todo está hecho”.

9 comentarios:

  1. Interesante persona.
    Esos héroes anónimos que merecen más de una referencia

    ResponderEliminar
  2. Hola Gabriel hace mucho tiempo deseaba escribir algunos "Inmemoria" de brillantes historiadores y buenos profesores el padre Walter lo fue por muchos años.

    ResponderEliminar
  3. Hola. Que tal es el novelista Carlos Tromben?

    ResponderEliminar
  4. Hola de Carlos Tromben no he leído nada, se que ha escrito varias obras dos de ella de carácter históricas como "Huascar" y "Balmaceda", tiene estudios en economía y periodismo, habría que leer un poco de sus escritos para darte con una visión más adecuada de él, por cierto porqué preguntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo curiosidad por Huascar, pero me preocupa ocupar espacio en mi biblioteca con mamarrachos.

      Eliminar
  5. Huascar fue el libro más vendido en la feria del libro de Lima, pero esto no dice mucho, leelo y nos cuentas

    ResponderEliminar
  6. Tuve el gusto de leer la "Historia de los Jesuitas en Chile" y puedo decir que es de lo mejor que he podido conocer de esta Congregación en nuestro país. Es una deuda que tenemos en la Biblioteca de Justino.
    Éxito con tu blog.

    ResponderEliminar
  7. Hola Astajareal
    Esperaba que este texto hubiera sido publicado en la Gran Biblioteca Justino Mártir completo (tu sabes que falta la mitad), pero también deseaba rendir un sentido hombre de historia como lo fue el Padre walter Hanish Espíndola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dije, estamos en deuda, pero no solo con el padre Hanish, sino contigo y todos aquellos que en la historia "buscamos la verdad" como diría el maestro Dawson.

      Eliminar