EN LAS ARENAS DE ARRAKIS

viernes, 6 de enero de 2017

DUNA: PLANETA DESÉRTICO… EL CAMINO DE FRANK HERBERT

DUNA: PLANETA DESÉRTICO…
EL CAMINO DE  FRANK HERBERT




           
            Cuando tenía aproximadamente unos catorce años vi en la televisión abierta una película que me impacto por su argumento y la estética de la imagen, este film era “Duna” del afamado y extraño director David Lynch. Quede tan impactado con los diálogos que por meses recitaba como un verdadero maniático algunas de las frases famosas que escuche. Pasaron los años y nuevamente volvieron a dar la película, pero esta vez en “Cine de Trasnoche” a las dos de la madrugada, era tanto mi interés por volver a saborear esta película que espere hasta esa hora de la madrugada para volver a verla, observando por mientras una serie de programas ridículos,  pero nuevamente quede encantado con Duna, hasta le encontré cosas nuevas de las cuales no me había percatado la primera vez que la vi.

David Lynch

Después de esto volvió a pasar el inexorable tiempo y conversando durante un recreo en el colegio con un muy buen amigo mío, Rodrigo, no sé porque causa o circunstancia salió el tema de la película “Duna”, él me comenzó a decir que este film estaba basado en un libro de nombre homónimo del escritor norteamericano Frank Herbert, yo escuche encantado esta revelación, no sabía que aquella extraña película estuviera basada en una novela, aun cuando sé que en los créditos iniciales colocan quien es el autor del libro que inspira el film, pero yo soy de esa masa de espectadores que no lee por lo general esas “letritas” que indican compositor de la banda sonora, creador visual, director de fotografía, etc, etc; es un pecado que he tratado de remediar con los años. El caso es que después de la revelación del autor y su novela me obsesione con la idea de poder leer este libro, el problema que la excesiva carga académica del colegio me lo impidió hasta el día de mi graduación, por esta razón espere hasta navidad, cuando mi padre que por aquella época vivía en los Estados Unidos me enviaba su regalo en dinero para ir hasta la “librería Inglesa” en Santiago Centro, que por aquella época era la única que traía los libros de  Frank Herbert a Chile, para comprarlos.
Cuando llegue esa calurosa tarde de verano a la librería pedí la tan codiciada obra, pero en aquel momento tuve mi segunda revelación sobre el tema, no existía una sola novela, sino que habían dos trilogías, la primera de ellas se componía de los títulos de “Duna”, “El Mesías de Duna” e “Hijos de Duna”, mientras que la segunda se iniciaba con “El Dios Emperador de Duna”, “Los Herejes de Duna” y “Casa Capitular”, esta segunda revelación me hizo comprender que tenía un largo camino de lectura si deseaba empararme en las profundidades de este universo, al cual le profesaba hacía algunos años una fuerte admiración.

Como es obvio pensar, termine comprando el primer libro, el cual me lo devore en unos pocos días, todas las tardes calurosas le dedicaba en mi fresca habitación horas y horas hasta que lo concluí por completo, fue una de las obras narrativas más fascinantes a las que he tenido acceso, el deseo de leer la novela lejos de terminar con mi atracción hacia este universo, se hizo mayor mi deseo de conocer más sobre éste, desde este momento comenzaron a  caer libro tras libro de la saga de Duna, hasta completar la historia tal y como la comprendió su autor, debo decir que ese verano de 1993 fue uno de los más inolvidables de mi juventud, ya que descubrí a Herbert y a Antonio Vivaldi al mismo tiempo.
Con el paso de los años y gracias a mi experiencia y maduración en el mundo de la literatura pude seguir escarbando en las ideas narrativas del autor, sin que por supuesto me transformará en un excéntrico seguidor del tema de esos que buscan un “¿por qué vivir? en base a una novela o serie de televisión. Trate de buscar mayor información para de esta forma comprender a cabalidad la profundidad de la historia de Duna y el trasfondo que tenía, en esta búsqueda me encontré con la vida del autor, Frank Herbert  un escritor consagrado en las áridas tierras de la escritura y de la ciencia ficción “culta”. Entendiendo el termino de ciencia ficción <<culta>> como lo expresa el escritor de origen polaco Stanislaw Lem (autor de Solaris, Ciberiada, entre otras obras), quien nos expone que la “Ciencia Ficción” solo es un medio para reflexionar sobre los grandes cuestionamientos humanos y no como una vía de entretención pura, una especie de << opio de las masa>> ávidas de evasión de sus vidas planas, rutinarias y consumistas, en las cuales no cabe, ni debe caber la reflexión, porque se darían cuenta de que están sumidos en el “vació”. Por tanto “Duna” de Frank Herbert, está más allá de una obra de entretención y evasión de la realidad, más allá del “retéis” de las grandes editoriales, sino que por el contrario es profundamente reflexiva y toca tópicos de la existencia y existencialidad del hombre, pero antes de introducirnos en su obra, esta primera entrega nos adentraremos en la vida del autor de esta saga, para dilucidar de esta forma ideas que subyacen en su obra literaria.  

Stanislaw Lem 

Frank Patrick Herbert nació en la ciudad
portuaria de Tacoma perteneciente al condado de Pierce, estado de Washington, a unos 51 kilómetros de  la capital estatal, la ciudad de Seattle, en la costa Pacífico de Estados Unidos. Es conocida Tacoma por ser una ciudad terminar de la vía férrea, por esto también se le denomina «Ciudad del Destino», el 8 de octubre de 1920, sus padres fueron Frank y Eileen Herbert. Tuvo una infancia sin sobre saltos, realizando sus estudios básicos y de segundaria en las escuelas públicas de Tacoma, graduado de la segundaria ingreso a la prestigiosa Universidad estatal de Washington en Seattle en donde se gradúa en 1938. Terminado sus estudios, se dedicó a muchas cosas como por ejemplo a la fotografía, a la pesca  de ostras, instructor de supervivencia en la “jungla”, esto mostraba su insaciable deseo de conocer el mundo, de vivir, de sentir.  En 1939 mintió sobre su edad para poder trabajar en la revista “Glendale Star” como periodista y dedicarse a una de sus pasiones “EL RELATO”, el contar historias.
En 1941 al estallar la Segunda Guerra Mundial, ingresa a la Marina como fotógrafo para el departamento de propaganda e inicia sus servicios en el frente del Pacifico, pero pronto se le encontró que no era apto para la vida militar y se le dio de baja a los pocos meses. De regreso a los Estados Unidos contrajo matrimonio con Flora Parkinson en la ciudad de San Pedro en el estado  de California, este matrimonio fue un impulso del momento y por tanto estuvo desde el principio llamado al fracaso y solo duro cuatro años, Frank rememorando este episodio en su vida dirá que una cosa buena resulto de éste y fue su hija llamada Penny.

Frank Patrick Herbert

Durante su fallido matrimonio se dedicó al periodismo y escribió un par de novelas bajo pseudonimo  sobre “cowboys”, que no tuvieron ningún éxito de una calidad bastante mediocre. De regreso en Seattle ingreso a la universidad de Washington  para tomar un curso de escritura creativa, durante su estadía en la universidad conoció a la que sería su segunda esposa y amor de su vida Beverly Ann Stuart, a quien llamó cariñosamente “Bev”, con la cual tuvo
dos hijos, Brian Patrick Herbert en 1947 y Bruce Calvin Herbert en 1951.
En 1947, Herbert termina su primera novela de ciencia ficción llamada  “Looking for Something”, la que tuvo un éxito relativo, mientras esto sucedía se salió de la universidad sin terminar nunca la carrera de literatura creativa, producto que solo tomaba los ramos que le gustaba, mientras que los demás los desechaba. Ingresa a trabajar en el diario estatal “Oregon Stateman”, paralelamente a su trabajo en el Glendale Star. Como periodista fue bastante bueno, ya que pronto  de la ciudad de San Francisco lo llamaron para participar en el “Examiner’s California Living” como editor y escritor, en este periódico estuvo trabajando por más de una década.
Para 1955 termino su segunda novela de ciencia ficción “The Dragon in the Sea”, la cual estaba mucho mejor lograda y madurada que la anterior, ya que planteaba un tema complejo, que era el fin del recurso petróleo y el problema ecológico que causa la explotación de este recurso, la novela tuvo una buena crítica, pero esto todavía no logro abrirle paso en el círculo de la literatura fantástica. Entrada la década de los años 60’ se inició con mayor fuerza en el mundo de la escritura, con el serio apoyo de su esposa que fue un pilar en el desarrollo de su carrera de novelista. En este periodo se le ocurrió un relato que estuviera circunscrito en un paraje desértico observando los trabajos con las dunas de arena en Oregón “La idea viene de un artículo (que iba a hacer y finalmente no escribí) sobre el control de las dunas de arena. La gente no se imagina que EEUU es pionera en este campo, y todo empezó, aquí en Florence, Oregón. Había un proyecto piloto del Servicio Forestal que había sido un éxito, y había sido visitado y copiado por expertos de otros países”. Bajo esta inspiración escribió un artículo que nunca terminó llamado “They Stopped the Moving Sands”, el cual sería el texto embrionario de la saga de “Duna”.     

Fremer

Inició una investigación profunda del tema central de lo que sería la Saga de Duna que se extendieron durante seis años en la recopilación de datos y preparar la novela a partir de conceptos variados de ecología, cultura  árabe y el gran desierto “Bueno, por supuesto estamos hablando de dunas, y eso lleva a la mística árabe del desierto, como también están  la de los indios Navajos ola de las tribus del Kalahari entre otras“, la que termino y público en  “Analog Magazine” en dos partes: que se denominaron  “Mundo de Duna”(1963) y “Profeta de Duna”(1965). Cuando Frank Herbert quiso publicar los relatos en una sola gran novela, fueron veinte las editoriales que rechazaron sus escritos, esto no lo descorazono, hasta que  por fin Chilton de Filadelfia  acepto el reto, le pagaron un adelanto de 7.500 dólares por los escritos y en 1966 salió a la luz pública la que sería su obra cumbre “Duna”, de inmediato tuvo un éxito sin igual, escalando en las ventas rápidamente, aun cuando esto no era muy importante para reconocer en el escrito su gran calidad, la novela recibió los dos premios más codiciados de la ciencia ficción en los Estados Unidos el “Hugo” y el “Nébula”, pero el que vino a coronar el éxito total de la novela y su gran calidad narrativa como una obra profunda y reflexiva, fue la obtención del premio literario  “Internacional de Fantasía” que lo recibió junto al brillante escritor británico Willians Golding por su novela “El Señor de las Moscas”.
El gran batatazo de Duna catapulto a Frank al nivel de un escritor consagrado, a pesar del éxito de la novela, Herbert debió continuar con su trabajo periodístico en Seattle, además de impartir clases de escritura en la  Universidad de Washington entre 1969 y 1972. Su éxito como escritor no lo alejo de su espíritu de explorador de la vida y fue reportero de guerra en Vietnam y en Pakistán en donde se desarrollaba una lucha civil que termino con la creación de dos estados, al independizarse la región de Bangladesh, durante este periodo además trabajo ocasionalmente en televisión como director de fotografía y consultor ecológico para algunas organizaciones y empresas.

Arrakis
En 1972, Frank Herbert decidió retirarse permanentemente del periodismo y se dedica a la pasión de su vida el ser escritor. Herbert reconoce que la década de los 70’ fueron sus mejores años de escritor, construyó su saga completa de “Duna”, las cuales le reportaron pingues ganancias, lo que a su vez le permitió dividir su vida entre Hawaii y la Península Olimpic, en el estado de Washington, en ese lugar creó un proyecto muy acariciado por él y su esposa, la construcción de una granja ecológica, que fuera totalmente sustentable la que denominó como “casa  ecológica”.

Como dijéramos anteriormente en éste período escribió su saga de Duna, empezando por “El Mesias de Duna”, luego los “Hijos de Dune”, con este último texto dio por terminado el relato, pero era tal el interés por los fanáticos y tan fuerte la presión ejercida por las editoriales que se decidió a escribir una segunda saga de Duna, empezando por “Dios Emperador de Duna”. En 1974, la tragedia toca a la puerta de Herbert debido a que su esposa “Bev” se le declaró un cáncer, el cual fue operado, pero quedo en tal estado de debilidad que nunca pudo recuperarse del todo y murió  el 7 de febrero de 1984, Frank quedo quebrado por mucho tiempo, era el amor que no solo lo había acompañado por años, sino que lo había apoyado en su carrera de novelista. Herbert publico ese mismo años los “Herejes de Duna” y al  año subsiguiente el fin de la saga de Duna con “Casa Capitular de Duna”, en esta obra realiza un  emotivo elogio hacia su esposa “Bev” y se inicia así <<Este es otro libro dedicado a Bev, amiga, esposa, segura ayuda, y la persona que le dio su título. La dedicatoria es póstuma, y las palabras que siguen, escritas a la mañana siguiente de su muerte, deberían decirles a ustedes algo acerca de su inspiración>>.
Durante ese periodo no solo escribe los libros de Duna, sino que se embarca en otros proyectos que salen a la luz como “The Dosadi experiment”, “The Godmakers”, “The White Plague”, los cuales logran buenas críticas y altas ventas. En colaboración con  Bill Ransom escribe “The Jesus Incident”, “The Lazarus effect” o “The Ascension Factor” y su secuelas llamada “Destination: Void”.
Su figura fue venerada en la convención de ciencia ficción “Octocon II” de octubre de 1978 en Santa Rosa, California. Herbert en 1984 fue invitado a trabajar en el proyecto de la película basada en su novela “Duna”, dirigida por David Lynch. Su apoyo fue decidido, pero no gravitante como para trabajar en el guion, como era la idea inicial de Lynch. A pesar de contar con importantes actores, un gran director y otros destacados artistas, el film fue un rotundo fracaso de taquilla en Estados Unidos, y tuvo  una regular aceptación  por parte del público en Europa Occidental y Japón, con el trascurso de los años se trasformaría en una película de culto, pero no de masas.
Atreides


Posteriormente a la muerte de “Bev” volvió a contraer matrimonio con  Theresa Shackleford en 1985. Ese mismo año se publica en la revista “Eye”, una  antología de sus textos, además de publicarse “The Man of Two Worlds”. En 1986 se le declara un cáncer de páncreas fulminante con el cual casi no pudo luchar, muere el 11 de febrero de 1986, en Madison, estado de Wisconsin, a la edad de 65 años, dejando un gran legado como escritor, ecologista y periodista, de un hombre que supo vivir la vida a cabalidad. 

28 comentarios:

  1. Estoy confundido, los primeros dos párrafos me sonaron mucho al estilo de mis modestas semblanzas sobre cine.

    Es triste la trayectoria de esta película, el mismo Linch la considera con cierto desgano dentro de su carrera. Si se sigue su camino desde el grán proyecto de Jodorowsky, que fue bombardeado por la codicia de los productores, se puede ver que el resultado final, fue hecho tomando ciertas hebras que dejó el director chileno (el criterio para escoger a los actores, ciertos diseños parecidos a los paisajes de Giger, la música a cargo de un grupo popular del momento, el uso de un cantante famoso en el papel del villano, etc.).

    Por otro lado este film, da inicio a la amistad y prolongada colaboración profesional entre Linch y Kyle Mclahan, que en el futuro dio grandes frutos como TERCIOPELO AZUL o TWIN PEAKS.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Rodrigo
    Los dos primeros párrafos son muy personales, debido a que esta película me marco mucho en mi juventud, creo que en eso se parece a tus escritos, por que marco momentos importante. Con relación al Film fue todo una locura, Jodorowshy sería el director de esta super producción, de hecho converso con Frank para ver la posibilidad de realizar un guión en conjunto, lo que Herbert al parecer estuvo de acuerdo, por lo que dice en una entrevista (esta muy loco también y nuestro chileno tenía un talento inmenso para embarcar personas a sus proyectos). Luego vino las codicia que termino destruyendo un proyecto que pudo ser genial. De hecho Herbert quedo con gusto a poco y la película fue cortada y cortada, por ejemplo se le quito el preámbulo en comic y luego las escenas religiosas y luego algunas escenas sexuales y luego... muchas y por eso quedo una pelicula comprensible, buena pero con la sensación de que estaba inconclusa

    ResponderEliminar
  3. Estimado, a la brevedad leo este texto tuyo sobre uno de los grandes cultivadores de la CF y la imaginación... Y espero que no hagas spoilers como otros jaja.
    PD: te aclaro que de la saga Dune he leído Dune y Mesías de Due, y precisamente en estos días estoy terminando el tercer libro de la trilogía original, Hijos de Dune.
    Que el Muad Dib te proteja ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O que te proteja Padisha, ya que eres un sardaukar??? :)

      Eliminar
    2. Hola Miguel
      Debes terminar a la brevedad la primera saga (algunos dicen que la segunda no fue del todo al gusto de Frank, de esa manera después la comentamos en alguna junta. Los sardaukar no tenían propiamente una deidad, ese era uno de los elementos que los hacía un poco más débiles que los Fremer con su señor Sha Hu lu, hay que pensar en ellos como fuerzas delta, pero suicidas, versus árabes de la entifada, muchos saludos en nombre de Paul Muadi

      Eliminar
    3. Perdón dice Paul Muad Dib y una cosa Miguel que es un spoilers, es una ignorancia mía

      Eliminar
    4. Hola Miguel
      Debes terminar a la brevedad la primera saga (algunos dicen que la segunda no fue del todo al gusto de Frank, de esa manera después la comentamos en alguna junta. Los sardaukar no tenían propiamente una deidad, ese era uno de los elementos que los hacía un poco más débiles que los Fremer con su señor Sha Hu lu, hay que pensar en ellos como fuerzas delta, pero suicidas, versus árabes de la entifada, muchos saludos en nombre de Paul Muadi

      Eliminar
    5. Estimado, lo de spoilers es una broma en realidad para molestar al Elwin... ;)
      spoiler quiere decir contar cosas importantes de la trama, o el final de una película, por ejemplo, al hacer una reseña.

      Eliminar
    6. Lo que nuestro amigo realiza en ciertas ocasiones ahora ya comprendí

      Eliminar
  4. Esta es una de esas historias (libros, película y miniseries...que se te olvidó mencionar que existen estas dos obras que no hay que mirar a huevo) que a lo largo de los años han sido un punto en común en nuestra amistad: horas de grata charla hablando de esta obra, escuchando la música del filme que tanto nos gusta y viendo sus adaptaciones (¡Como olvidar la visita a la casa del profe "Juanito" para que nos grabara la cinta...en VHS!).
    Fíjate que tal como tú mi primer acercamiento a esta saga, fue con la peli emitida una noche en Canal 13, la que me fascinó de inmediato y me llevó a desear tener las novelas. Estaba en cuarto medio cuando se la pedí a mi papá, diciéndole que me lo habían dado a leer para el colegio (¡Mentira, je! Así como también lo hice con "El Caso de Charles Dexter Ward" de H.P.L.). No obstante como en tu caso, recién lo vine a leer durante mis vacas de verano, luego de salir de la enseñanza media.
    Dos veces he leído la primera novela y ya convertido en un profesional los dos siguientes libros. Si bien tengo la segunda trilogía desde hace mucho tiempo, aún no le he dado su espacio (grave pecado de omisión).
    No sé si piensas hacer un segundo post dedicado a estos textos, pero queriendo poner mi granito de arena a tu trabajo, deseo contar algunas cosas:
    1º "Duna" está considerada en muchos listados como el mejor libro de ciencia ficción (lo que a mi humilde juicio fue en su momento, pues luego llegaron otras grandes obras como "El Juego de Ender" y "La Voz de los Muertos", ambos de Orson Scott Card). No obstante sí está considerado en el importante ensayo y listado hecho por David Pringle ("Las 100 mejores Novelas de Ciencia Ficción"), libro que te recomiendo mucho y que a nuestra lengua fue traducido y publicado nada menos que por la editorial bastante seria y especializada Minotauro (la misma que ha editado casi toda la bibliografía de Ray Bradbury y lo de Tolkien a nuestra lengua).
    2º Uno de los hijos de Herbert, Brian, tal como lo hizo el mismo hijo de Tolkien, publicó una obra inédita de su padre basada más bien en sus manuscritos y que viene a ser una precuela a "Duna". Para esto se valió de la pluma del escritor "por encargo" Kevin J. Anderson, con quien luego sacó un montón de libros al respecto. La verdad es que como aún tengo pendientes los tres últimos títulos de la saga original, no me he interesado en las precuelas, que en todo caso no me atraen (según tengo entendido son de irregular calidad).
    Bueno, a ver si nos honras con una segunda parte sobre esta saga, quizás ahora ahondando en los grandes temas presentes en ella, tales como la ecología, el mesianismo y otros tópicos caros a sus páginas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Elwin nunca había visto un comentario tan largo escrito por tí, como me imagino la saga de duna te ha fascinado al igual que a mi, este escrito esta hecho en dos tandas, la primera dedicada Frank y la segunda al tema de la obra en sí.
      Con relación al gran maestro de "Agua" Juanito como olvidarlo, no lo coloque en el ensayo, por que serían muchos recuerdos juntos, pero esa tarde en casa de él con su magnifica biblioteca de muchas obras de ciencia ficción y revista, es un hombre muy culto y un gran estimulador de la ciencia ficción que bien merece un homenaje en algún blog, creo que su ayudante tendría la primacía en este punto.
      Con relación a la obra de Herbert te delando algunas cosas, en primer termino leyó alrededor de 800 libros para tener una idea clara de lo que seria Duna, por tanto es todo un erudito en esas materias. Segundo lugar con relación a su obra póstuma, su hijo hizo descerrajar la caja fuerte de su padre donde este tenía guardado apuntes bastante sueltos, más bien ideas bosquejadas, por tanto su hijo el que con ayuda de otro escritor se dieroon maña para terminar la historia de Dune (aun cuando Herbert siempre tuvo presente que sería solo la primera trilogía, pero la presión pudo más. Su hijo se le acusa de un mero plagio por que no esta probado que Frank deseaba continuar con la Saga con estas pre cuelas, al parecer solo eran parte de escritos de la Duna Original.
      Para concluir la película tiene una vida propia desde el proyecto inicial de Jodorosky hasta el de David Linch, por un lado ademas de la excelente y bien ajustada a la trama del libro de la mini serie que fue un verdadero acierto.

      Eliminar
    2. Por cierto lo de juego de Ender me han comentado tu y Mauricio que son extraordinarios, yo solo he visto la película y puedo decir que era realmente buena, pero no he leido el libro, en todo caso creo que extraordinarios libros son "Solaris" de Stalinky Lem, "Los androides sueñan con ovejas electrónicas" de Phillip K y "Cántico por san Le... hoy no recuerdo bien el nombre. Ademas de Fundaciones y Odisea del Espacio. entre otras tantas.

      Eliminar
  5. Humildemente, sin ser un conocedor de la obra de Scott Card, creo que es una exageración poner su obra como algo más contemporáneo superior a la saga Dune. Creo que el paso de los años no va creando necesariamente obras mejores, o que tales autores de hoy ocupen el sitial de un Asimov, un Heinlein, una K. Le Gun, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sardaukar estimado, aclaro que estoy reflexionando sobre el comentario de Elwin y no sobre algo que hayas dicho tú.

      Eliminar
    2. Y concuerdo plenamente con tu apreciación de que "Sueñan los androides con ovejas eléctricas" es un libro extraordinario.

      Eliminar
    3. Comprendo completamente, creo que Elwin ha exagerado ya que después de colocar los libros me vino a la mente "Frankenstein o el moderno Prometeo", "Cántico por Leibowitz" Walter M. Miller y Ciberiada de Stanisław Lem. Creo que nuestro amigo peca de entusiasmo, existen obras que son un acierto intelectual superior, sin menos preciar el libro que menciona Elwin. Conuerdo también que el tiempo no hace mejores obras existenten unos cuantos miles de bodrios que lo confirman

      Eliminar
  6. La buena ciencia ficción es la capaz de plantear temas profundos con la excusa de la fantasía futurista. Dune plantea el mesianismo como arma política.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Así es Gabriel, Stanislaw Lem una de las críticas que realizaba a los escritores de ciencia Ficción Estadounidenses y fue la causa de su expulsión del circulo de escritores de ciencia ficción de este país es que escriben basuras muy entretenidas, para ser leídas en metros, baños y buses, pero en ningún caso realizan una reflexión profunda sobre un tema humano, para Lem la ciencia Ficción es arma formidable para el análisis de nuestra sociedad y no opio para las masas como Star Trek donde algunos llegan al eterismos de pensar que vive en un mundo paralelo o las mediocres historias de Harry culo que creen que viven en una escuela de magos, incluso algunos dicen que es igual al Señor de los Anillos, ya que se quedan en lo estático o visual pero no van más allá, esa parte la tienen prohibida. Por su puesto en el caso de Duna el misianismo, la ecología y el sistema de libre mercado depredador esta en juego, además de la corrupción de poder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harry culo... Jajajajajaja !!!
      Lo de Star Trek es realmente enfermizo, al menos el otro Star rival, el de George Lucas, se presenta como "space opera", o sea se asume a si mismo como mero divertimento

      Eliminar
    2. Así amigo, recuerda que yo conocí un grupo de estos, algunos inclusos se daban grados federales

      Eliminar
    3. Star Trek, son Los Venegas en el espacio.

      Eliminar
  8. Mi estimado, lei completo este sentido escrito sobre Frank Herbert, uno de los más importantes escritores de CF. Un muy buen y merecido homenaje.
    Saludos!!
    PD: algún día uno de ustedes, tú o Elwin, van a escribir algo sobre Juanito y su facultativo de Cienia Ficción en el Pedagógico?? todo un pionero en la difusión de la CF.

    ResponderEliminar
  9. Ahora que recuerdo Miguel, tu también estuviste en ese curso maravilloso de literatura de Ciencia Ficción que creo y difundió Juanito y que fue como tu dices todo un precursor de la Ciencia Ficción como un elemento serio a tener encuenta entre los estudiantes de a Universidad, además su idea dio pie para que la gente que gusta de este genero se En - Contrará y realizara cosas importantes, como por ejemplo escribir, merece un post completamente de acuerdo, esperare un tiempo prudencial para que lo haga su ayudante, de lo contrario yo. Gracias por el comentario de Dune.

    ResponderEliminar
  10. Sabes que más? A lo mejor yo escribo una crónica sobre el facultativo del profe Juanito... ¿por qúe no? :)

    ResponderEliminar
  11. No sé si está superado o no, pero en lo que a mí respecta, que solo leí el primero, todavía lo encuentro una verdadera joya.
    Buen Post.

    ResponderEliminar