EN LAS ARENAS DE ARRAKIS

lunes, 16 de enero de 2017

UN FIASCO EDITORIAL EL SECRETO DEL SUBMARINO LA HISTORIA MEJOR GUARDADA DE LA ARMADA DE CHILE

UN FIASCO  EDITORIAL
EL SECRETO DEL SUBMARINO
LA HISTORIA MEJOR GUARDADA DE LA ARMADA DE CHILE



            Si me preguntan, si el libro es recomendable, diría que NO, aún más diría que NO LO LEYERAN, PARA QUE NO PIERDAN SU TIEMPO.
Ediciones B Chile, ha lanzado en el mes de septiembre al mercado una gran apuesta editorial, nos referimos al libro “El Secreto del Submarino, La Historia mejor guardada de la armada de Chile”, la editorial con relación al libro, ha lanzado una fuerte campaña publicitaria con la intensión clara de hacer de esta obra un Best Seller nacional y porque no también internacional (en solo un mes lleva ya dos ediciones), sus autores Daniel Avendaño Caneo y Mauricio Palma Zarate traen un excelente currículo que va desde graduarse de periodistas en la prestigiosa Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, hasta hacer clases en importantes centros de estudios superiores. Esta no son sus primeras incursiones en la investigación periodística, ambos han participado en otros importantes trabajos que han llevado a la publicación de libros como: “Miguel Enríquez: El Rebelde de la Burguesía. La Historia de Miguel Enríquez”, por tanto el lector puede pensar erróneamente que esta frente a un gran trabajo documental o como dice la editorial “Una de las más grandes investigaciones periodísticas del último tiempo”, una investigación que debelará un secreto muy bien guardado por nuestra Marina, sobre todo porque los autores hacen hincapié a los largos años de investigación. Pero la decepción será profunda, muy profunda para ser sincero, el libro que pudo ser un gran acierto periodístico nacional, hace aguas por todas partes, como el supuesto submarino al que alude la investigación, a partir ya del primer capítulo, y eso es un pecado de sus investigadores y por su puesto de la editorial, que con oraciones rimbombantes desea engañar al lector y presentar un libro serio, el cual a todas luces no lo es.

Daniel Avendaño Caneo y Mauricio Palma Zarate

Para demostrar lo antes expuesto realizaremos un análisis en líneas generales del libro, tocando puntos como la redacción, la hipótesis y los argumentos en que se sostiene, para luego introducirnos en un estudio más pormenorizado de los capítulos.
El libro está muy bien escrito, ese es un hecho, con un estilo muy ameno y entretenido, ya que los investigadores juegan en dos direcciones en este punto. En primer lugar, al relato documental, casi con voz en off para referirse a los vaivenes y complicaciones que tuvo la investigación en los diez y tantos  años que duro, y la segunda, es su relato literario de tipo novelesco para tratar los temas históricos en donde se envuelve la trama. En todo momento los autores juegan al puzle policial con ribetes de novela de la “Guerra Fría”, que nos recuerdan un tanto los relatos de Tom Clancy sobre todo su novela “La Caza del Octubre Rojo”, que trata de la captura de un sumergible soviético con tecnología avanzada, el público me imagino recordará más la película con el mismo nombre protagonizada por Sean Connery en el papel del almirante Marko Ramius (el comandante soviético del Octubre Rojo) y un joven y talentoso Alec Baldwin en el papel de Jack Ryan, un intelectual profesor que trabaja para la CIA y descubre los deseos del almirante Ramius de desertar de la Unión Soviética. Por tanto, este plus en el relato hace que la lectura sea realmente entretenida y veloz, muy fácil de digerir, ya que los autores utilizan un léxico simple y de dominio común, incluso en aquellas partes donde el lenguaje técnico de los hombres de mar aparece, por ese lado el libro puede ser leído por grandes y pequeños sin distinción.

Fuera de lo entretenido que es el relato, el libro no aportan nada de calidad, en primer término la hipótesis que esgrimen los autores se refiere a que el 10 de Septiembre de 1976 en la rada de Valparaíso fue hundido un submarino que era de origen peruano, pero durante todo el libro nunca pueden probar sin lugar a dudas este punto, tanto las entrevistas que exponen como las posibles pruebas se diluyen en “negativas a reconocer por parte de la marina de Chile como del Perú del incidente”, los testimonios en algunos casos caen en contradicciones, como decir que el submarino era peruano, para luego exponer que podría haber sido de la URSS, el personaje clave, aquel que demostrara la tesis, denominado “Alfil” por los autores, comparando su testimonio con el de Mark Felt conocido como “Garganta Profunda” que termino por derribar al gobierno de Richard Nixon, solo dice que “el vio el submarino, las fotos y que era peruano”, pero donde están las supuestas fotos, bajo llave, los otros protagonistas de los sucesos “no saben de qué se habla”, por tanto a diferencia del caso Watergate, aquí no hay nada, que avale lo expresado por Alfil, más que su palabra y la hermosa retórica de los periodistas, autores del libro.
Por tanto, la investigación deja más preguntas que respuestas al hecho. En primer lugar, donde están las pruebas materiales, en este caso hundidas en la rada de Valparaíso o escondidas bajo siete llaves, en segundo lugar, donde están las protestas de los deudos de las victimas del incidente. Recordemos que toda una tripulación murió en acción, por tanto es realmente difícil de esconder un hecho como ese incluso en tiranías, por tanto, donde están los funerales masivos en el Perú. En tercer lugar, el combate fue público y duro tres días seguidos, donde están los restos de este, ya que todo combate por muy focalizado que sea y luego encubierto, siempre ha dejado rastros, más aun si ocurre a metros de la costa, con toda una población de testigos. Finalmente, este combate fue un día antes de la celebración del Golpe de Estado del 11 de septiembre, porque no lo utilizo públicamente la dictadura para su beneficio, que requería con urgencia un lavado de traje, por la violación de los derechos humanos que no había intentado mucho disimular en los primeros años, hubiera sido un llamado al nacionalismo, un expediente que siempre surte efectos mediáticos a los gobiernos que los requieren, solo basta ver el caso de la “Guerra de las Malvinas”. Por tanto existen demasiados cabos sueltos, como para dejar en el aire, incluso en varios momentos los autores se dan cuenta de estas interrogantes, pero las adormecen en virtud de su segunda tesis que no sería otra que “el complot del silencio”, una especie de pacto de sangre para encubrir lo evidente, el problema que lo evidente es solo para los investigadores ya que para el resto de los mortales NO.

Mark Felt

Ese es el segundo problema del libro, si bien la hipótesis está muy clara desde el principio, o sea el hundimiento de un submarino, esta se tergiversa para dar paso a otra que los autores desean por todos los medios que el lector acepte y es “la teoría del complot”, un plan diabólico urdido desde las altas esferas del gobierno militar tanto de Chile como también de Perú, pasando por los Estados Unidos y la Unión Soviética, para ocultar un hecho que salta a la vista, que es evidente, pero han escondido casi en forma perfecta. Con este fin los escritores lanzan ideas para reforzar este punto, como que no les dieron permiso para registrar las bitácoras navales con relación al destructor Portales y las otras embarcaciones que participaron en el hecho, que los entrevistados negaban en forma irrisoria el tema, ya que se notaban que conocían del hecho en cuestión, o refiriéndose a otros casos o periodistas que dicen saber del tema, pero cuando uno investiga aquellas supuestas noticias solo se encuentra con edificio construidos en rumores y posibles  complot, con fuentes que no resisten el peso de la verdad que nos relatan.
Ahora, introduzcámonos en los apartados del libro, en el capítulo I denominado “Hundan”, nos expone con detalle y en un lenguaje novelesco los hechos acontecidos el 10 de Septiembre de 1976, dejando en claro en todo momento que los destructores chilenos están combatiendo contra uno o dos submarinos desconocidos, el relato termina con el supuesto hundimiento de una de las naves desconocidas que se deja entrever que es de nacionalidad peruana.
El segundo capítulo, denominado “El Silencio”, toma las características de un relato de investigación policial un verdadero puzle, que realizan los autores del libro con la intención de descubrir lo sucedido, pero chocan contra una pared de “Silencio”, el complot se hace presente, pero nunca queda dilucidado porqué existe este muro de silencio, los autores lanzan la idea que eso evito una guerra con Perú que por entonces estaba mejor armado que Chile, pero una pregunta que se puede hacer cualquier “hijo de vecino” es “¿por qué Perú no ataco a Chile después del incidente y aún más, participando del complot del silencio, qué pudo ganar con esto?”, ya que como los autores resaltan, Perú efectivamente estaba mejor armado y podía desencadenar una guerra más o menos segura “teniendo el salten por el mango”, con un claro apoyo Soviético y un Estados Unidos tratando de desentenderse del golpe militar del 11 de septiembre en Chile y del gobierno militar resultante, este punto no queda para nada dilucidado.


Juan Francisco Velasco Alvarado 

            En el tercero de los capítulos “La Sospecha”, los autores instalan la idea de que el supuesto submarino hundido por la armada de Chile seria de origen peruano, para ello los autores exponen que para el Perú, Chile es su principal enemigo en la región, existe además una rivalidad histórica creada después de la Guerra del Pacifico y el deseo de revancha del pueblo del Perú, cosa que es más que archisabida y no requiere de un capitulo para ser probada. Para reforzar este punto, se expone las políticas armamentísticas y nacionalistas del dictador Juan Francisco Velasco Alvarado y algunos choques producidos en la frontera de ambos países, algunos de estos de carácter casi anecdóticos. Un punto importante en este capítulo es el  hincapié que se realiza del acercamiento del gobierno de Alvarado con la Unión Soviética y la intensión más o menos clara de atacar a Chile como parte de una política de revancha y recuperación del honor nacional, tan caro a los militares en general.
Henry Kissinger
Para el cuarto capítulo “Años de las Visitas”, los autores exponen la tensa calma entre Chile y Perú, las visitas de los buques escuelas, la venida del secretario de Estados Unidos Henry Kissinger, y la conversación con el dictador Augusto Pinochet sobre el déficit de armas y las políticas de censuras en esta materia hacia Chile por parte de la nación del norte. Además de cuál sería la postura de Estados Unidos frente a una agresión de Perú con el apoyo de un tercero como Cuba o la Unión Soviética, las respuestas ambiguas del viejo zorro del secretario general de Estados Unidos, se hacen claras al momento de ver la posibilidad de un tercer involucrado en su área de influencia, un claro apoyo de Estados Unidos a Chile como sería lo lógico.


En el capítulo V “Una Hoz y un Martillo Bajo el Mar”, el texto gira ahora hacia los entretelones de la Guerra Fría, con las políticas de Estados Unidos y la Unión Soviética en materia de lucha submarina, para luego pasar a hechos anecdóticos como el supuesto plan para rescatar al secretario general del partido comunista de Chile Clodomiro Almeida desde la prisión de Isla Dawson, el plan Jennifer, para apropiarse de un sumergible soviético el K – 129 que se hundió en aguas internacionales por parte de Estados Unidos. Para luego pasar a temas más triviales en Chile como la novela de Willy Bascuñán “Operación Sansón” y los oscuros conocimientos que pudo tener este cantautor nacional, como se podrá ver un capítulo bien variopinto, pero que en nada aporta a la tesis central.

Willy Bascuñán

En el capítulo VI “Cuarenta años después: La verdad sale a flote”, este es un capitulo que debería ser medular, por fin los investigadores darán las pruebas necesarias para demostrar la tesis del libro, por esta razón el capítulo logra mantener el interés constante del lector, ya que este espera que en cualquier momento se confirme sin lugar a dudas de la existencia del submarino y de su hundimiento en la bahía de Valparaíso, pero no es así, ya que todos los entrevistados ( todos los ex comandantes de la escuadra, además de los oficiales chilenos, peruanos y norteamericanos solo continuaban manteniendo esa idea de que pudo ser y no pudo ser al mismo tiempo, violando el principio de la no contradicción, creando una ambigüedad absoluta, al parecer esa es la idea final de los autores de este libro, construir un edificio en ambigüedades. Aún más, los autores desean complicar más el tema, debido a que el supuesto submarino ya no sería peruano, sino que soviético, con algunos marinos peruanos en su interior, pero todas estas ideas no están sustentadas más que en “podría ser“ y “tal vez”, eso claramente no sirve para una investigación sería como se auto denomina esta.


Capitulo VII “La Misión Más Secreta en Tiempos de Paz” este capítulo se inicia con una supuesta operación de encubrimiento de los restos del submarino en 1983 por parte del régimen militar, una especie de operación secreta al estilo de la serie de televisión de la cadena FOX “Archivos Secretos X” para luego dar paso al testimonio de “Garganta Profunda Chileno”, quien  es la clave para conocer la verdad, pero su testimonio no clarifica nada, absolutamente nada, solo dice, “yo vi el submarino y nada más”, nuevamente el lector se encuentra en la entrada, cuando creyó llegar a la meta.
El libro termina con un Epilogo bastante sorprendente, que llega a preguntarse uno si el libro no era un “chiste”, un texto que estaba para que se rieran de la inocencia del lector, ya que supuestamente los restos del tan afamado submarino terminaron en un vertedero de basura de Chile, ya que la empresa que trabajo para el mejoramiento del colector de Valparaíso en el año 2014, lo encontró, descuartizo, si como se oye, descuartizo un submarino y se lo llevo en camioneta a un basurero, fin de la historia, así termina la investigación más importante de los últimos tiempos.



Como se puede apreciar el libro que pudo ser un gran trabajo periodístico termina en un fraude, sobre valorado y expuesto por la maquinaria publicitaria de la editorial, no cumple las mínimas expectativas, además de pecar de falta de rigurosidad en la investigación misma, ya que habla de muchos temas al mismo tiempo, teniendo como fuerza argumentativa el “complot” más que el submarino, si bien es cierto que el público gusta de estos temas del complot de grupos herméticos y sociedades secretas que manejan el mundo, solo así se puede comprender que los tristemente famosos libros de Jorge Baradit tengan éxito de ventas, no es argumento suficiente para un trabajo serio de más de una década, que esta sostenido por la reputación de dos investigadores de larga data y supuestamente serios. Solo me queda por decir que el libro no vale la pena leerlo, ni siquiera hojearlo, definitivamente diría NO, NO LO LEA

6 comentarios:

  1. Alarma de chanta! Alarma de chanta!
    No conozco la metodología del periodismo de investigación, pero es enervante la moda de complejizar más las cosas que aclararlas. Qué lejos de una Mónica González o un Ascanio Cavallo...

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo.

    Lo peor fue compre este libro como una verdadera revelación, para luego terminar odiando la compra, es completamente "chata", se miles de vueltas y nada, lo peor fue que después me entere que su lanzamiento había sido en la pontifica Universidad Católica de valparaiso con bombos y muchos platillos, ese es nuestro periodismo por desgracia. un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pufff... yo que tanto me había entusiasmado con este libro... mi señora me había comentado que era un trabajo medio chanta. Al parecer está a la "altura" de la Historia secreta ?? de Chile o de la Historia Universal freak... a lo mejor igual me lo consigo, pero ya sabiendo a lo que voy.Si es por leer misterios y revelaciones, mejor Charles Berlitz, que por lo menos era entretenido!!!
    Saludos.
    Pd: Miguel Enriquez, el rebelde de la burguesía es un libro del montón no más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel
      Si deseas leer el libro, yo lo tengo y te lo puedo prestar, hasta incluso te lo regale, pero te recomiendo un trabajo bueno y más serio K - 19, la historia oculta. Son las memorias de algunos oficiales recopilada por un periodista ruso, el cual expone la realidad del submarino, sus defectos de construcción y el deseo de provar la capacidad humana de solucionar problemas, el libro no se parece en nada a la pelicula norteamericana, por el contrario apesar del sufrimiento de los marinos y después de su llegada a la Unión Soviética se les declaro locos y estuvieron encerrados durante treinta años, apesar de esto ellos aun evocaban su patriotismo y entrega a la causa de la URSS, en contra de Estados Unidos, es muy interesante.

      Eliminar
  4. Gracias por comentarlo, mi taita estuvo a punto de comprarlo ¡Vaya fiasco que se hubiera llevado!

    ResponderEliminar
  5. fue una verdadera caída de la editorial y del trabajo de estos dos periodistas que en esta ocasión escribieron un verdadero bodrío

    ResponderEliminar